SALA  DE  CASACIÓN  CIVIL

Caracas,     20   de   diciembre       de  2001.   Años:  191° y 142°.

 

 

                  Visto el escrito presentado en fecha 29 de mayo de 2001 por el abogado VICENTE VILLARROEL, mediante el cual solicitó se dejE sin efecto y sin ningún valor jurídico el auto dictado por esta Sala en fecha 22 de mayo de 2001, que declaró perecido el recurso de casación; por cuanto, que en el citado escrito se solicitó que se case el fallo recurrido por las infracciones de orden público y constitucionales que según su criterio, se encuentran presentes en dicho fallo, tomando en cuenta que, la admisión del mencionado recurso se hizo cuarenta y ocho(48)  días después del anuncio, y el tribunal superior se negó a recibirle el escrito de formalización ahora consignado ante la Secretaria.

 

Para resolver, la Sala observa:

 

La formalización del recurso de casación es carga del recurrente, quien debe presentarlo oportunamente, so pena de que se le declare perecido como ocurrió en el presente caso. En este sentido, el artículo 315 del Código de Procedimiento Civil establece:

 

“...Si no hubiere habido pronunciamiento oportuno sobre la admisión o negativa del recurso, el anunciante consignará su escrito de formalización en la Corte Suprema de Justicia dentro de los cuarenta días contínuos, más el término de distancia si tal fuere el caso, siguientes a los diez (10) días del anuncio, para que ésta requiera el expediente e imponga al juez multa entre diez mil y veinte mil bolívares, y se pronuncie sobre la admisión o negativa del recurso”.

 

                    

De acuerdo con dicha regla, es obvio que de ser cierto lo alegado en el escrito presentado ante esta Sala, debió el recurrente consignar la formalización del recurso después de transcurrido el lapso previsto en la ley para que el tribunal superior se pronunciara respecto a la admisibilidad o no de dicho medio de impugnación, caso en el cual la Sala, después de requerir el expediente, se habría pronunciado sobre la admisión o negativa de dicho recurso.

 

 

                  Por los motivos antes expuestos, el Tribunal Supremo de Justicia en Sala de Casación Civil, administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela, declara IMPROCEDENTE la petición formulada por el abogado VICENTE VILLARROEL, en su escrito de fecha 29 de mayo de 2001, y así se decide.

 

 

                  Publíquese y regístrese. Cúmplase lo ordenado en el auto de fecha 22 de mayo de 2001,  y remítase el expediente al Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario, del Tránsito y del Trabajo del Segundo Circuito de la Circunscripción Judicial del Estado Sucre, con sede en Carúpano.

 

El Presidente de la Sala-Ponente,

 

________________________________

FRANKLIN ARRIECHE G.

 

El Vicepresidente,

 

 

___________________________

CARLOS OBERTO VÉLEZ

                                                                      

            Magistrado,

 

           

       ______________________________

       ANTONIO RAMIREZ JIMÉNEZ

 

La Secretaria,

 

 

______________________________

ADRIANA PADILLA ALFONZO

 

Exp. N° 2001-000351