Magistrado Ponente: CARLOS OBERTO VÉLEZ.

 

 

En el juicio por acción mero declarativa, intentado ante el Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del estado Miranda, con sede en Los Teques, por la sociedad de comercio que se distingue con la denominación mercantil INVERSIONES VIC-ORIA, C.A., representada judicialmente por el profesional del derecho Tarek Khatib Sánchez, contra el ciudadano GORKY MESONES VARGAS, representado judicialmente por los abogados en ejercicio de su profesión José Ángel Balzán, José Ángel Balzán Pérez y Javier Martín Boscán Camacho; el Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, del Tránsito del Trabajo y de Menores de la  misma Circunscripción Judicial, y sede conociendo en competencia funcional jerárquica vertical, en fecha 1º de septiembre de 2003, profirió decisión mediante la cual declaró con lugar el recurso procesal de apelación interpuesto por la demandante-reconvenida, revocando por vía de consecuencia, la decisión de primera instancia que había declarado la falta de cualidad del demandado Gorki Mesones Vargas, para sostener el presente juicio, y sin lugar la demanda. Dada la naturaleza del fallo, no hubo condenatoria en costas.

 

 

Contra la preindicada decisión, el demandado, por diligencia de fecha 19 de septiembre de 2003, anunció recurso de casación, el cual fue negado por auto de fecha 2 de octubre de 2003, con fundamento en lo siguiente:

 

“...siendo que esta sentencia es una interlocutoria que no causa gravamen irreparable a las partes, no tiene recurso inmediato, sino mediato, reservando para la oportunidad del eventual recurso contra la sentencia definitiva de segunda instancia que no llegare a subsanar, siquiera indirectamente, el gravamen que produjo tal interlocutoria de reposición, es por lo anteriormente expuesto que este tribunal NIEGA dicho recurso de conformidad con lo establecido en el artículo 312 del Código de Procedimiento Civil en concordancia con lo establecido en el artículo 245 eiusdem...”. (Mayúsculas del texto).

 

 

Con motivo del recurso de hecho interpuesto contra la negativa de admitir el de casación, la Sala recibió el expediente, del cual se dio cuenta en fecha 4 de noviembre de 2003, designándose ponente de la máxima decisión procesal al Magistrado que con el carácter la suscribe y quien lo hace previa las siguientes consideraciones:

 

 

ÚNICO

 

 

En el presente caso, como antes se señaló, se observa que la decisión contra la cual se anunció y negó el recurso de casación, lo constituye la sentencia proferida en fecha 1º de septiembre de 2003, por el Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil del Tránsito, del Trabajo y de Menores de la Circunscripción Judicial del estado Miranda, con sede en Los Teques, mediante el cual declaró con lugar el recurso de apelación interpuesto por la demandante-reconvenida Inversiones Vic-oria, C.A., contra la decisión proferida en fecha 24 de febrero de 2003 por el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la misma Circunscripción Judicial, en la que se declaró la falta de cualidad del demandado Gorki Mesones Vargas, para sostener el presente juicio, y sin lugar la demanda interpuesta por la sociedad de comercio Inversiones Vic-oria, C.A., contra el precitado ciudadano, con base en los siguientes argumentos:

“...Asi (sic) mismo, se observa que igualmente cursa a los folios 223 al 230 del expediente, copia certificada de documento contrato de compra-venta, suscrito entre el ciudadano GORKI MESONES VARGAS, peruano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad Nº E-82.048.418, y la Sociedad (sic) Mercantil (sic) PIRKA INVERSIONES URBANAS, S.A., en el cual se observa que el citado ciudadano actúa inicialmente como persona natural vendedora de dos lotes de terreno, parcelados, con destino a su enajenación por parcelas y que fueron agrupados como un único desarrollo (documento de integración y parcelamiento cursante a los folios 168 al 183) y posteriormente como presidente y representante de la Sociedad (sic) Mercantil (sic) PIRKA INVERSIONES URBANAS, S.A., la cual adquiere mediante el citado instrumento la compra del lote de terreno integrado.

 

...OMISSIS...

 

Ahora bien, en el presente caso el ciudadano GORKI MESONES VARGAS, independientemente del hecho que haya integrado los lotes de terreno de su propiedad en uno solo, y posteriormente haya igualmente procedido a enajenar los mismos, es el único que puede dar certeza sobre lo pretendido por el accionante-reconvenido, ya que es igualmente la persona que representa como presidente a la Sociedad (sic) Mercantil (sic) PIRKA INVERSIONES URBANAS, S.A., la cual adquirió el terreno integrado, lo cual evidencia que el mismo ciudadano actuó como vendedor y comprador de la cosa, concluyéndose que la misma efectivamente no salió de su ámbito patrimonial, ya que solo sufrió la ficción legal de formar parte ahora de una persona jurídica, cuyo representante y titular del derecho de propiedad de la totalidad de las acciones es el mismo ciudadano GORKI MESONES VARGAS, tal como se lee al folio 227 del expediente, renglón 29 del citado documento de compra-venta: ‘...en la sociedad mercantil Pirka Inversiones Urbanas, S.A., de la cual es el único accionista el señor GORKI MESONES VARGAS. Hechos estos que de no ser debidamente analizados indiscutiblemente conllevan a impedir que el accionante pueda continuar con el ejercicio de su acción, privándole del acceso a la justicia, y negándole en consecuencia la tutela judicial efectiva de sus derechos.

 

De allí que estando debidamente demostrado que el ciudadano GORKI MESONES VARGAS, en su carácter de parte demandada, es el único que puede dar certeza de los hechos que pretende la accionante sean declarados como configurativos de la existencia de un derecho o de una relación jurídica, debe forzosamente esta juzgadora, revocar en todas y cada una de sus partes, la sentencia proferida por el Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del estado Miranda, ya que el demandado en el presenta juicio si posee cualidad ad causan pasiva, para sostener el juicio. Y así se decide...”. (Mayúsculas y negrillas del texto y subrayado de la Sala).

 

 

 

Como se observa de la transcripción parcial de la sentencia recurrida, es indudable que la misma constituye una sentencia interlocutoria, la cual no pone fin al juicio ni impide su continuación, toda vez que, ella tiene por objeto que el a quo proceda a proferir nuevamente sentencia de mérito, siendo solamente desechada la defensa alegada por la demandada reconviniente relativa a la falta de legitimación ad causam pasiva.

 

En este sentido, se reitera el criterio de la Sala contenido entre otras, en sentencia Nº. 83, de fecha 13 de abril de 2000, Exp. 00-066, en el juicio de Oscar Mora contra Fondo de Previsión Social de los Ingenieros, Arquitectos y Profesionales afines del Colegio de Ingenieros de Venezuela, con ponencia del Magistrado que con tal carácter suscribe ésta, según el cual, contra las sentencias interlocutorias que no ponga fin al juicio, sino que simplemente producen un gravamen reparable o no por la sentencia definitiva, no es admisible de inmediato el recurso de casación, pues éste podrá estar comprendido en el anuncio contra la definitiva, de acuerdo con lo previsto en el penúltimo aparte del artículo 312 del Código de Procedimiento Civil.

 

 

En razón de las consideraciones anteriormente expuestas, en el presente caso, el recurso de hecho propuesto debe ser declarado sin lugar. Tal como se declarará de manera expresa, positiva y precisa en el dispositivo del presente fallo. Así se decide.

 

 

 

 

 

 

 

D E C I S I Ó N

 

 

En fuerza de las anteriores consideraciones, este Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela, en Sala de Casación Civil, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, declara SIN LUGAR el recurso de hecho propuesto contra el auto de fecha 2 de octubre de 2003, dictado por el Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, del Tránsito, del Trabajo y de Menores de la Circunscripción Judicial del estado Miranda, con sede en Los Teques, denegatorio del recurso de casación anunciado contra el fallo de fecha 1º de septiembre de 2003, pronunciado por el referido juzgado superior.

 

 

Se condena al recurrente al pago de las costas, de conformidad con lo dispuesto en la Ley.

 

 

Publíquese, regístrese y remítase el expediente al Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del estado Miranda, con sede en Los Teques. Particípese de esta decisión al Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, del Tránsito, y Menores de la misma Circunscripción Judicial, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 316 del Código de Procedimiento Civil.

 

Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho de la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en Caracas, a los diez y seis (16) días del mes de diciembre de dos mil tres. Años: 193º de la Independencia y 144º de la Federación.

 

El Presidente de la Sala,

 

 

 

__________________________

FRANKLIN ARRIECHE G.

 

 

El Vicepresidente–Ponente,

 

 

 

__________________________

CARLOS OBERTO VÉLEZ

 

Magistrado,

 

 

 

______________________________

ANTONIO RAMÍREZ JIMÉNEZ

 

 

La Secretaria,

 

 

 

_____________________________

ADRIANA PADILLA ALFONZO

 

 

 

Exp. Nº C-2003-0001047