SALA DE CASACIÓN CIVIL

 

Magistrado Ponente: TULIO ÁLVAREZ LEDO.

 

 

En el juicio por cobro de bolívares y daños y perjuicios, seguido por la sociedad mercantil E.I. EDIFINVERSIONES C.A., representada judicialmente por los abogados en ejercicio de su profesión Luis Manuel Herrera Rodríguez, Nancy Rodríguez Méndez, Jesús Salvador Rendón y Miriam Gil Carpio, contra la empresa BANCO UNIÓN S.A.C.A., representada judicialmente por los profesionales del derecho Antonio José Roncayolo Crespo, José Luis Feaugas Manterola y José Eduardo Baralt; el Juzgado Superior Décimo en lo Civil, Mercantil, del Tránsito y de Familia de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, dictó sentencia en fecha 28 de mayo de 2003, declarando parcialmente con lugar la demanda, parcialmente con lugar el recurso de apelación ejercido por la parte demandada y sin lugar la adhesión a la apelación, modificando así en la forma expuesta la decisión apelada de fecha 22 de septiembre de 1999, dictada por el Juzgado Sexto de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la misma Circunscripción Judicial, que declaró  parcialmente con lugar la demanda.

   

        Contra la citada decisión la representación judicial de la parte demandante anunció recurso de casación en fecha 30 de mayo y 10 de julio de 2003, el cual fue admitido en fecha 25 de julio del mismo año. No hubo formalización.

 

 Concluida la sustanciación del recurso de casación y cumplidas las formalidades legales, pasa esta Sala a dictar sentencia bajo la ponencia inicialmente del Magistrado Franklin Arrieche G., y posteriormente del Magistrado Suplente Tulio Álvarez Ledo, que con tal carácter suscribe el presente fallo, previa las siguientes consideraciones:

 

 

Ú N I C O

 

El artículo 317 del Código de Procedimiento Civil, prevé en su parte pertinente, lo siguiente:

 

“ Admitido el recurso de casación, o declarado con lugar el de hecho, comenzarán a correr, desde el día siguiente al vencimiento de los diez (10) días que se dan para efectuar el anuncio en el primer caso, y del día siguiente al de la declaratoria con lugar del recurso de hecho en el segundo caso, un lapso de cuarenta (40) días, más el término de la distancia que haya fijado entre la sede del Tribunal que dictó la sentencia recurrida y la capital de la República, computado en la misma forma, dentro del cual la parte o partes recurrentes deberán consignar un escrito razonado, bien en el Tribunal que admitió el recurso, si la consignación se efectúa antes del envío del expediente, o bien directamente en la Corte Suprema de Justicia, o por el órgano de cualquier juez que lo autentique, que contenga en el mismo orden que se expresan los siguientes requisitos...”.

 

Concordadamente, el artículo 325 eiusdem, es del tenor siguiente:

 

“ Se declarará perecido el recurso, sin entrar a decidirlo, cuando la formalización no se presente en el lapso señalado en el artículo 317, o no llene los requisitos exigidos en el mismo artículo”.

 

 

En el caso sub-iudice, esta Sala, por auto fechado el 18 de septiembre de  2003, acordó practicar:

 

“...Por Secretaría el cómputo de los cuarenta (40) días para formalizar en este juicio, a partir del día siguiente al último de los diez (10) días de despacho que acuerda la Ley para el anuncio del recurso de casación”.

 

El cómputo en referencia, el cual riela, al folio 322 del expediente, arrojó el siguiente resultado:

 

“La Secretaria de la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con lo expresado en el auto precedente, hace constar que el lapso para formalizar en este juicio, comenzó a correr el día 24 de julio de 2003, día siguiente al último de los diez (10) días de despacho que se dan para el anuncio del recurso de casación,  y venció el día 01 de septiembre del mismo año, sin que hasta hoy se haya recibido en Secretaría el correspondiente escrito de formalización…”.

 

Como consecuencia de la precedente consideración, le es aplicable al caso in comento el efecto previsto en el artículo 325 eiusdem, al verificarse que no fue presentado el correspondiente escrito de formalización. Por consiguiente, el presente recurso de casación admitido  por  el Juzgado Superior ut supra referido, debe ser declarado perecido, tal como se hará de manera expresa, positiva y precisa en el dispositivo de esta  sentencia. Así se establece.

 

 

D E C I S I Ó N

 

Por las razones expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, declara: PERECIDO el recurso de casación anunciado contra la sentencia dictada en fecha 28 de mayo de 2003, por el Juzgado Superior Décimo en lo Civil, Mercantil, del Tránsito y de Familia de la  Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas.

 

 

Se condena a la recurrente al pago de las costas procesales del recurso, de conformidad con lo previsto en el artículo 320 del Código de Procedimiento Civil.

 

Publíquese y regístrese. Remítase el expediente al Juzgado Sexto de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas. Particípese de dicha remisión al Juzgado de origen ya mencionado, como lo prevé el artículo 326 del Código de Procedimiento Civil.

 

              Dada, firmada y  sellada   en   la   Sala   de   Despacho   de   la  Sala  de Casación  Civil  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia,   en   Caracas,  a  los  veinticuatro (24) días del mes de   septiembre  de dos mil tres. Años: 193º de la Independencia y 144º de la Federación.

El  Vicepresidente de la Sala,

en ejercicio de la Presidencia

 

______________________

CARLOS OBERTO VÉLEZ.

 

  

Magistrado Suplente y Ponente,

 

 

______________________

TULIO ÁLVAREZ LEDO

Magistrado,

 

 _________________________

ANTONIO RAMÍREZ JIMÉNEZ

 

 

La Secretaria,

 

 

__________________________

ADRIANA PADILLA ALFONZO

                  

 

Exp. R.C. Nº: AA20-C-2003-000735