SALA CONSTITUCIONAL

Magistrado Ponente: PEDRO RAFAEL RONDÓN HAAZ

 

Consta en autos que, el 30 de junio de 2000, se recibió en esta Sala Constitucional, proveniente de la Secretaría de la Sala Plena de este Tribunal Supremo de Justicia, oficio nº TPI-00-186, adjunto al cual se remitió expediente que fue signado con el n° 0328 (nomenclatura de esa Sala), contentivo de recurso de colisión, que intentó el ciudadano JOSÉ HERNÁNDEZ LARREAL, titular de la cédula de identidad nº 1.861.533, abogado en ejercicio e inscrito en el Inpreabogado bajo el nº 18.873, actuando en su propio nombre, ante la referida Sala, por la presunta colisión entre las siguientes disposiciones legales:

1) Artículo 178, aparte primero de la Ley Orgánica sobre Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas.

2). “Atenuante Genérica prevista en el artículo 74, ordinal 4°, del Código Penal.

Fundamentó el recurrente su petición en la infracción de los principios constitucionales que contienen los artículos 46, 49, 50, 61, 68 y 69 de la Constitución de 1961.

El 8 de octubre de 1987 se dio cuenta por ante la Sala Plena y se acordó la remisión de los autos al Juzgado de Sustanciación y, el 15 de octubre de 1996, se admitió el recurso cuanto ha lugar en derecho y se ordenó la notificación de los ciudadanos Presidente del extinto Congreso de la República y Fiscal General de la República.

Luego de la recepción del el expediente de la causa, se dio cuenta en Sala, por auto del 3 de julio de 2000, y se acordó el envío de las actuaciones al Juzgado de Sustanciación.

El 18 de julio de 2000, el Juzgado de Sustanciación ordenó la remisión de las presentes actuaciones a esta Sala Constitucional, para la emisión de pronunciamiento acerca de “la perención de la instancia”.

El 28 de julio de 2000 se dio cuenta en Sala y se designó ponente al magistrado Moisés A. Troconis Villarreal.

La Sala fue reconstituida el 27 de diciembre de 2000 y se reasignó la ponencia al Magistrado Pedro Rafael Rondón Haaz.

 

ÚNICO

1.       En el presente caso, ha sido ejercido recurso por colisión de leyes entre disposiciones legales que contienen el Código Penal y la Ley de Orgánica de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas. En tal sentido, observa esta Sala que, durante la vigencia de la Constitución de 1961, correspondía a la Corte Suprema de Justicia en Pleno, de conformidad con lo que se establecía en los artículos 215, cardinal 5, y 216 de la Constitución de 1961, en concordancia con lo que disponen los artículos 42, cardinal 6, y 43 de la Ley Orgánica de la Corte Suprema de Justicia, la competencia para la resolución de las colisiones que existiesen entre las diversas disposiciones legales y la declaración de cuál de éstas debía prevalecer.

Ahora bien, a raíz de que entró en vigencia la Constitución de 1999, tal competencia, que anteriormente se atribuyó a la Corte en Pleno, corresponde actualmente a esta Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia según lo que dispone el cardinal 8 del artículo 336 de la Carta Magna, el cual preceptúa que es atribución de la Sala Constitucional: "Resolver las colisiones que existan entre diversas disposiciones legales y declarar cuál debe prevalecer.

Con base en lo anterior, esta Sala observa que el conocimiento del caso que se planteó, de conformidad con el cardinal 8 del artículo 336 de la Constitución de 1999, corresponde a la Sala Constitucional por lo que ésta asume la competencia para el conocimiento de tal recurso por colisión de normas. Así se decide.

2.       Luego del análisis de los actos procesales que se cumplieron en el juicio, esta Sala observa que, en la presente causa, el 15 de octubre de 1996, el Juzgado de Sustanciación de la Corte en Pleno de la extinta Corte Suprema de Justicia admitió el recurso sub-examen cuanto ha lugar en derecho, sin que conste en autos la realización de alguna otra actuación procesal por parte del recurrente desde la oportunidad de presentación de su recurso de colisión.

En este contexto, el artículo 86 de la Ley Orgánica que rige las funciones de este Máximo Tribunal establece lo siguiente:

“Salvo lo previsto en disposiciones especiales, la instancia se extingue de pleno derecho en las causas que hayan estado paralizadas por más de un año. Dicho término empezará a contarse a partir de la fecha en que se haya efectuado el último acto de procedimiento. Transcurrido el lapso aquí señalado, la Corte, sin más trámites, declarará consumada la perención de oficio o a instancia de parte.”

 

El artículo que anteriormente se transcribió establece la figura de la perención, institución procesal en virtud de la cual opera la extinción de la instancia por la inactividad en el proceso durante un año, computable a partir del último acto de procedimiento.

Ahora bien, consta en el caso de autos que, desde el 15 de octubre de 1996, el Juzgado de Sustanciación de la Corte en Pleno de la extinta Corte Suprema de Justicia admitió el presente recurso cuanto ha lugar en derecho y que no consta en el expediente que se haya realizado alguna otra actuación procesal hasta el 18 de julio de 2000, ocasión cuando el Juzgado de Sustanciación acordó la remisión del expediente a la Sala, y que transcurrió mucho más de un (1) año sin que se hubiera realizado acto alguno de procedimiento, lo cual evidencia una absoluta ausencia de actividad procesal del recurrente durante el período que se indicó, sobre todo si se observa que el presente juicio no se encuentra en etapa de sentencia, por lo que resulta pertinente, por ministerio de la norma que antes fue transcrita, la declaración de la consumación de la perención de la instancia en la presente causa, y así se decide.

 

DECISIÓN

Por las razones anteriormente expuestas, esta Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, administrando justicia en nombre de la República por autoridad de la ley, declara CONSUMADA LA PERENCIÓN DE LA INSTANCIA en el recurso de colisión entre las disposiciones que contienen el artículo 178, aparte primero, de la Ley Orgánica sobre Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas y el artículo 74 del Código Penal Venezolano, que planteó el abogado JOSÉ HERNÁNDEZ LARREAL.

 

Publíquese y regístrese. Archívese el expediente.

 

Dada, firmada y sellada en el Salón de Despacho de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en Caracas,  a los 02 días  del mes de ABRIL de dos mil dos. Años: 191º de la Independencia y 143º de la Federación.

 

El Presidente,

 

 

IVÁN RINCÓN URDANETA

El Vicepresidente,

 

JESÚS EDUARDO CABRERA ROMERO

 

 

 

JOSE MANUEL DELGADO OCANDO

Magistrado

 

 

ANTONIO J. GARCÍA GARCÍA

           Magistrado                

 

 

PEDRO RAFAEL RONDÓN HAAZ

Magistrado-Ponente

 

 

El Secretario,

 

JOSÉ LEONARDO REQUENA CABELLO

 

 

PRRH.sn.fs.

EXP. 00-2029