SALA CONSTITUCIONAL

Magistrado Ponente: Iván Rincón Urdaneta

 

 

Mediante escrito del 17 de septiembre de 2002, el abogado Juan Carlos Trivella, inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el número 14.823, apoderado judicial de la ciudadana ALEXANDRA MARGARITA STELLING FERNÁNDEZ, recusó al Magistrado José Manuel Delgado Ocando, de conformidad con artículo 82, numeral 15 del Código de Procedimiento Civil, por haber manifestado su opinión sobre lo principal del pleito en el expediente contentivo del recurso de la acción autónoma de interpretación interpuesta por la ciudadana Alexandra Margarita Stelling Fernández respecto a la extensión y alcance de los artículos 21 y 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, relativos al derecho a la igualdad y a la tutela judicial efectiva, respectivamente.

 

El 17 de septiembre de 2002, se dio cuenta y se designó Ponente al Magistrado Jesús Eduardo Cabrera Romero.

 

El 23 de octubre de 2002, el Magistrado José Manuel Delgado Ocando consignó escrito contentivo de su informe sobre la recusación planteada en su contra, de conformidad con el artículo 92 del Código de Procedimiento Civil. En la misma ocasión se dio cuenta en Sala.

 

El 29 de octubre de 2002, el Magistrado Iván Rincón Urdaneta asumió el conocimiento de la recusación planteada, de conformidad con el artículo 73 de la Ley Orgánica de la Corte Suprema de Justicia.

 

   

I

ANTECEDENTES

 

El 14 de agosto de 2001, el apoderado judicial de la ciudadana Alexandra Margarita Stelling Fernández interpuso ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia acción autónoma de interpretación, a fin de que dicha Sala “señale la extensión de los artículos 21 y 26 de la Constitución que consagran respectivamente, el derecho a la igualdad y los derechos de acceso a la justicia y a la tutela judicial efectiva”.    

 

El 31 de julio de 2002, esta Sala Constitucional admitió el recurso de interpretación ejercido, declaró la causa como de mero derecho y ordenó notificar, entre otros, a todos los interesados por medio de edicto para que comparezcan dentro del lapso de diez (10) días de despacho, para consignar los escritos que estimen convenientes.   

 

El 31 de julio de 2002, el Magistrado José Manuel Delgado Ocando salvó su voto respecto a la decisión dictada por esta Sala el 31 de julio de 2002, por cuanto, entre otros argumentos, “el recurso extraordinario de la interpretación no es procedente cuando el contenido y alcance de las normas y principios constitucionales deban ser estatuidos por el poder legislativo nacional (reserva legal)”.  

 

El 17 de septiembre de 2002, el apoderado judicial de la ciudadana Alexandra Margarita Stelling Fernández recusó al Magistrado José Manuel Delgado Ocando, de conformidad con el artículo 82, numeral 15 del Código de Procedimiento Civil, por haber emitido su opinión sobre lo principal del pleito mediante el voto salvado de la decisión dictada por esta Sala el 31 de julio de 2002.  

 

El 17 de septiembre de 2002, el apoderado judicial de la ciudadana Alexandra Margarita Stelling Fernández consignó los fundamentos de la recusación planteada y solicitó que la misma sea declarada con lugar.

 

El 23 de octubre de 2002, el Magistrado José Manuel Delgado Ocando presentó el informe a que se contrae el artículo 92 del Código de Procedimiento Civil, en el cual solicitó que se declare improcedente la recusación planteada en su contra.

II

FUNDAMENTOS DE LA RECUSACIÓN

 

Alegó el apoderado judicial de la recusante lo siguiente:

 

Que es evidente que cuando el Magistrado José Manuel Delgado Ocando expresó su voto salvado respecto de la decisión dictada por la Sala el 31 de julio de 2002, “ha manifestado su opinión sobre lo principal del pleito, esto es, acerca de su improcedencia, antes de la sentencia correspondiente y como quiera que, en cuanto integrante de la Sala Constitucional, debe concurrir al pronunciamiento del fallo como juez, se encuentran configurados” los requisitos del artículo 82 -numeral 15- del Código de Procedimiento Civil, relativos a la recusación.  

 

Que ninguna de las causales de inadmisibilidad del recurso de interpretación establecidas por esta Sala en fallos anteriores, “implican un juicio previo sobre el fundamento de la acción. Se confunde, de tal modo, la admisibilidad con el fundamento de la pretensión y de ahí el juicio anticipado sobre la procedencia de la acción que compromete el criterio del juzgador”.

 

Que el artículo 84 de la Ley Orgánica de la Corte Suprema de Justicia “cuando se refiere a los supuestos en los que las demandas o solicitudes no deben ser admitidas, contiene diversos supuestos o casos de inadmisibilidad y ninguno de ellos implica tampoco que el juez deba declarar anticipadamente su criterio acerca de la afirmada improcedencia de la acción deducida”.

 

Que “afirmar como lo ha afirmado el doctor José Manuel Delgado Ocando en su voto salvado, que el recurso extraordinario de la interpretación no es procedente cuando el contenido y alcance de las normas y principios constitucionales deban ser estatuidos por el poder legislativo nacional... es además extemporáneo, superfluo y antijurídico, toda vez que atenta contra el principio de la imparcialidad de la justicia”, consagrada en el artículo 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

 

Que el Magistrado recusado fundamentó su voto salvado en una decisión dictada por la Sala Constitucional el 19 de julio de 2001, (Caso: Hermann Escarrá), en la cual se declaró improcedente el recurso de interpretación ejercido por cuanto el mismo implicaba “la afectación del principio de técnica fundamental”.      

 

Que “independientemente al hecho de que esta Sala no está vinculada por su propia interpretación, y de que la analogía esencial entre el caso previamente decidido y el que ahora está sometido a la decisión de la Sala no existe; de existir tal analogía, su determinación constituiría una cuestión de fondo que afecta lo principal de la acción deducida”, y que al haber fundamentado el Magistrado recusado su voto salvado en la forma en que lo hizo, “ha adelantado... opinión sobre la no procedencia de la pretensión deducida por esta parte, antes de que se dicte sentencia de fondo en el presente proceso constitucional”.

 

III

INFORME DEL MAGISTRADO RECUSADO

 

Mediante escrito del 23 de octubre de 2002, el Magistrado José Manuel Delgado Ocando presentó el informe correspondiente a la recusación planteada, de conformidad con el artículo 92 del Código de Procedimiento Civil.

 

Al respecto, alegó que la recusación ejercida resulta improcedente “pues, admitido como ha sido el recurso de interpretación, el magistrado disidente no está impedido legalmente de fijar criterio sobre el sentido y alcance de las disposiciones cuya interpretación se solicita”.

 

Que “en efecto, la admisibilidad del recurso es un tema absolutamente distinto del de su juzgamiento, hasta tal punto que, como dice el voto salvado, la reserva legal no impide el trámite de alguna garantía constitucional que haga menester la interpretación de cualquier artículo de la Constitución”.

 

Que “la interpretación de las normas constitucionales siempre es posible, al objeto de tramitar cualquier garantía constitucional, pero no en términos de jurisdatio sino de jurisdictio, porque la jurisdatio, que es la legislación positiva, no puede ejercerse, por parte de la Sala, si hay reserva legal”, conforme a la decisión dictada por la Sala el 19 de julio de 2001, (Caso: Hermánn Escarrá), “relativa a la interpretación constitucional, que establece la diferencia entre jurisdictio y jurisdatio, a propósito de la fijación erga omnes del sentido y alcance de alguna norma constitucional”.        

 

Que “la opinión sobre la inadmisibilidad del recurso, en el caso de reserva legal, no dice nada sobre la interpretación misma, ni impide, por ende, que quien suscribe puede juzgar sobre el sentido de las normas objeto de dicho recurso”, por tanto, señaló el Magistrado recusado que “no encuentra... motivos para apartarse de la consideración del asunto”. 

   

IV

CONSIDERACIONES PARA DECIDIR

 

Analizados los alegatos esgrimidos por la recusante y por el Magistrado recusado, quien preside esta Sala pasa a decidir la recusación planteada, de conformidad con el artículo 73 de la Ley Orgánica de la Corte Suprema de Justicia, y a tal efecto observa:

 

Alegó la recusante, que con el voto salvado del Magistrado José Manuel Delgado Ocando respecto a la sentencia dictada por esta Sala el 31 de julio de 2002, éste “ha manifestado su opinión sobre lo principal del pleito... antes de la sentencia correspondiente”, lo cual -adujo- atenta contra el principio de la imparcialidad previsto en el artículo 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y procedió a recusarlo conforme al artículo 82, numeral 15 del Código de Procedimiento Civil.

 

Dicha disposición consagra como causal de recusación, la opinión manifestada por el recusado “sobre lo principal del pleito o sobre la incidencia pendiente, antes de la sentencia correspondiente, siempre que el recusado sea el juez de la causa”.      

 

En efecto, la recusación es la institución destinada a preservar la imparcialidad del juzgador a través del poder que ejercen las partes para solicitar su exclusión del conocimiento de la causa sometido a su análisis, por cualquiera de los motivos previstos legalmente (artículo 82 del Código de Procedimiento Civil).

 

En efecto, el juez en el ejercicio de su función de administrar justicia debe ser imparcial, esto es, que no debe existir ninguna vinculación subjetiva entre el juzgador y los sujetos de la causa sometida a su conocimiento, ni con el objeto de la misma, ya que la existencia de algunos de estos vínculos conlleva a la inhabilidad del funcionario judicial para intervenir en el caso concreto. 

 

Ahora bien, consta en actas el voto salvado del Magistrado José Manuel Delgado Ocando respecto a la sentencia dictada por esta Sala Constitucional el 31 de julio de 2002, en el cual adujo que “el recurso extraordinario de la interpretación no es procedente cuando el contenido y alcance de las normas y principios constitucionales deban ser estatuidos por el poder legislativo nacional... lo que no impide el recabamiento de la tutela constitucional de los derechos fundamentales”, de conformidad con la decisión dictada por esta Sala el 19 de julio de 2001, (Caso: Hermánn Escarrá).

 

Al respecto, quien suscribe observa, que el Magistrado recusado salvó su voto respecto a la decisión dictada por esta Sala el 31 de julio de 2001, la cual admitió el recurso de interpretación interpuesto por la ciudadana Alexandra Margarita Stelling Fernández sobre los artículos 21 y 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

 

En este sentido, estima quien preside la Sala, que la simple constatación de los requisitos de admisibilidad de un recurso -en el caso concreto de interpretación de normas constitucionales- no puede entenderse en modo alguno como un adelanto de opinión sobre lo principal del pleito, ya que la causal de recusación alegada -numeral 15, artículo 82 del Código de Procedimiento Civil- requiere indefectiblemente, que el recusado haya adelantado su criterio sobre la materia que esté pendiente por decidir.  

 

Por ello, quien decide estima, que en el presente caso el Magistrado recusado no dio su opinión o su parecer sobre lo principal del pleito, pues sólo se limitó a verificar las causales de admisibilidad del recurso ejercido, lo cual no implica una emisión de concepto sobre el mérito de la litis. Lo contrario, sería aceptar que se obviaran las condiciones de admisibilidad de un recurso so pretexto de no quedar excluido del conocimiento del asunto por emitir opinión adelantada sobre el fondo del asunto.

 

Así las cosas, quien preside la Sala estima, que la recusación planteada resulta improcedente, toda vez que la causal invocada no se configura en el presente caso, ya que tal como se señaló precedentemente, dicha causal requiere que el recusado haya dado su opinión del asunto a resolver antes del fallo definitivo, lo que no ocurrió en el caso que nos ocupa, pues examinar unas causales de inadmisibilidad no es una opinión del Magistrado recusado sobre lo principal del pleito, simplemente se constató la existencia de unas condiciones ya establecidas y necesarias para admitir una acción o recurso, en el caso bajo análisis, del recurso de interpretación de normas y principios constitucionales, motivo por el cual tampoco observa quien suscribe, que la parcialidad del Magistrado recusado se encuentre comprometida con ocasión a la causal de recusación planteada, y así se declara.

 

 

DECISIÓN

 

Por las razones antes expuestas, el Presidente de esta Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, administrando justicia en nombre de la República por autoridad de la Ley, declara IMPROCEDENTE la recusación planteada por la ciudadana ALEXANDRA MARGARITA STELLING FERNÁNDEZ contra el Magistrado José Manuel Delgado Ocando, en la causa contentiva del recurso de interpretación ejercido por la referida ciudadana de los artículos 21 y 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

 

Publíquese, regístrese y comuníquese. Devuélvase el expediente al Magistrado Ponente.

 

Dada, firmada y sellada en el Salón de Despacho de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en Caracas a los días 16 del mes de enero del año dos mil tres. Años: 192º de la Independencia y 143º de la Federación.

    

El Presidente

Iván Rincón Urdaneta

 

El Secretario,

José Leonardo Requena Cabello

 

 

 

Exp. 01-1827

IRU