Ponencia de la Magistrada Blanca Rosa Mármol de León.

 

 

         Corresponde a este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal pronunciarse sobre la desestimación o no del recurso de casación interpuesto por el abogado JOSE LUIS JUAREZ TORRES, Inpreabogado No 65.694, apoderado judicial del ciudadano IGNACIO RAMON DELGADO RIVERO, venezolano, titular de la Cédula de Identidad No 1.128.804, en su condición de víctima, contra la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal de la Circunscripción Judicial del Estado Portuguesa, confirmatoria del fallo dictado por el Juzgado de Control No 2 del Circuito Judicial Penal del Estado Portuguesa, que en fecha 6 de septiembre del año 2000 DECRETO EL SOBRESEMIENTO DE LA CAUSA seguida por el delito de ESTAFA, previsto y sancionado en el artículo 464 del Código Penal, al ciudadano ANTONIO BONELLI  D´ALESSANDRO,  de conformidad con el ordinal 2° del artículo 325 del Código Orgánico Procesal Penal.

 

         Una vez interpuesto el recurso de casación fue notificada la parte fiscal, a los efectos de la contestación al mismo, lo cual no realizó.

 

         Constituida la Sala de Casación Penal, en fecha 27 de diciembre de 2000, le correspondió la ponencia a la Magistrada quien con tal carácter suscribe la presente decisión.

 

         Cumplidos como han sido los demás trámites procedimentales, se pasa a dictar sentencia en los términos siguientes:

 

LOS HECHOS

        

         En fecha 28 de enero de 1999, el ciudadano IGNACIO RAMON DELGADO RIVERO denunció al ciudadano ANTONIO BONELLI D’ ALESSANDRO por la presunta comisión de uno de los delitos contra la propiedad.

 

         En fecha 29 de marzo de 1999, el Juzgado Primero de Primera Instancia en lo Penal del Segundo Circuito Judicial del Estado Portuguesa declaró terminada la presente averiguación, conforme al ordinal 1° del artículo 206 del Código de Enjuiciamiento Criminal.

 

         Posteriormente el Juzgado Superior Segundo en lo Penal del referido Circuito Judicial, al conocer de la consulta de ley, revocó la decisión del A-quo y en su lugar ordenó mantener abierta la averiguación, conforme al artículo 208 del derogado Código de Enjuiciamiento Criminal.

 

         En fecha 07 de julio de 2000, el Fiscal Tercero del nombrado Circuito Judicial Penal solicita al Juez de Control Segundo de dicho Circuito Judicial decrete el sobreseimiento, conforme los ordinales 1° y 4° del artículo 325 del Código Orgánico Procesal Penal.

 

         En fecha 06 de septiembre de 2000 se celebró la audiencia a que se refiere el artículo 326 del Código Orgánico Procesal Penal, y el nombrado Juez Segundo de Control decretó el sobreseimiento solicitado, de conformidad con el ordinal 2° del artículo 325 del Código Orgánico Procesal Penal.

 

         Contra dicho sobreseimiento apeló la presunta víctima y la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial del Estado Portuguesa, declaró sin lugar dicha apelación; y confirmó el sobreseimiento conforme el ordinal 2° del artículo 325 del Código Orgánico Procesal Penal.

 

         Contra la sentencia de la Corte de Apelaciones interpone el presente recurso el presunto agraviado.

 

         En el presente caso interpone el recurso de casación de manera autónoma  e independiente la presunta víctima, en virtud de que el Sobreseimiento dictado por el Juez de Control fue solicitado en su oportunidad por la parte fiscal, razón por la cual obviamente no tenía interés en apelar del sobreseimiento acordado; y mucho menos aún en ejercer recurso de casación.

 

         En el caso en estudio se pretende impugnar, a través del  recurso de casación, la decisión dictada por la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial del Estado Portuguesa, la cual al conocer de la apelación ejercida contra el fallo dictado por el Juzgado de Control No 2 de dicho Circuito Judicial,  que DECRETO  EL SOBRESEIMIENTO, vista la solicitud del fiscal, de conformidad con el ordinal 2º del artículo 325 del Código Orgánico Procesal Penal, CONFIRMO  dicha resolución.

 

         Ahora bien, la sentencia dictada por la referida Corte de Apelaciones no es impugnable en casación.

 

         El artículo 451 del Código Orgánico Procesal Penal, establece:

“Decisiones recurribles: El recurso de casación sólo podrá ser interpuesto en contra de las sentencias de las Cortes de Apelaciones que resuelvan sobre la apelación, sin ordenar la realización de un nuevo juicio oral, cuando el Ministerio Público haya pedido en la acusación o la víctima en su querella, la aplicación de una pena privativa de libertad que en su límite máximo exceda de cuatro años; o la sentencia condene a penas superiores a esos límites, cuando el Ministerio Público o el querellante hayan pedido la aplicación de penas inferiores a las señaladas.

Asimismo, serán aplicables las decisiones de las Cortes de Apelaciones que confirmen o declaren la terminación del juicio o hagan imposible su continuación”.

 

 

         En el presente caso, no se recurre contra una sentencia de una Corte de Apelaciones que confirme o declare la terminación de juicio, o haga imposible la continuación de éste, decisiones a las que hace referencia el artículo transcrito, sino la sentencia dictada por una Corte de Apelaciones que confirma el SOBRESEIMIENTO dictado por el Juez de Control, en la fase preparatoria del proceso, a solicitud del fiscal conforme lo establecido en los ordinales 1° y 4° del artículo 325 del Código Orgánico Procesal Penal, pero de acuerdo con el ordinal 2° del artículo 325 ejusdem.

 

         El artículo 325 del Código Orgánico Procesal Penal, establece:

“Sobreseimiento.  El fiscal solicitará el sobreseimiento ante el juez de control cuando:

1°. El hecho objeto del proceso no se realizó o no puede atribuírsele al imputado;

2°. Considere que el hecho imputado no es típico o concurre una causa de justificación, inculpabilidad o de no punibilidad;

3°. La acción penal se ha extinguido o resulta acreditada la cosa juzgada;

4°. A pesar de la falta de certeza, no exista razonablemente la posibilidad de  incorporar nuevos datos a la investigación, y no haya para solicitar fundadamente el enjuiciamiento del imputado”.

 

 

         La decisión dictada por la Corte de Apelaciones ocurre antes de haberse iniciado el juicio, en la fase preparatoria al juicio, por lo que no existiendo juicio mal podría  entonces decirse que la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones confirma o declara la terminación del juicio o hace imposible su continuación y que por ello sería recurrible en casación, según lo previsto en el artículo 451 del Código Orgánico Procesal Penal transcrito.

 

         En virtud de lo antes expuesto, esta Sala declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por la presunta víctima, de conformidad con el artículo 458 del Código Orgánico Procesal Penal.  Así se declara.

 

DECISIÓN

 

         Por las razones expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal, Administrando  Justicia  en nombre de la República y por Autoridad de la Ley, DECLARA INADMISIBLE  el recurso de casación interpuesto por el apoderado judicial del ciudadano IGNACIO RAMON DELGADO RIVERO.

 

         Publíquese, regístrese y bájese el expediente.

 

         Dada, firmada y sellada en el Salón de Audiencias del Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal, en Caracas a los 27 días del mes de MARZO de dos mil uno. Años 190° de la Independencia y 142° de la Federación.

 

Presidente de la Sala,

 

Rafael Pérez Perdomo

Vicepresidente ,                          

 

Alejandro Angulo Fontiveros     

Magistrada Ponente,                       

 

             

Blanca Rosa Mármol de León

Secretaria,

 

 

Linda Monroy de Díaz

 

BH/hnq.

RC. Exp. N° 01-0057