Ponencia de la Magistrada Blanca Rosa Mármol de León.

 

         De conformidad con lo dispuesto en el artículo 59 del Código Orgánico Procesal Penal, corresponde a esta Sala de Casación Penal, pronunciarse acerca de la SOLICITUD DE RADICACION hecha por la ciudadana ROSARIO ELENA  HERRERA PRADO, actuando en su carácter de Fiscal Décimo Octavo  del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial del Estado Lara con competencia en Responsabilidad  Penal del Adolescente, en el juicio seguido contra los  adolescentes JUAN PABLO SILVA PINEDA, de 16 años de edad, venezolano, titular de la Cédula de Identidad N° 18.735.026 y FREDDY ANTONIO HERRERA, de 15 años de edad a quienes se les procesa por el delito de HOMICIDIO en perjuicio de SIMON SEGUNDO CAMACARO.

 

         Recibida la solicitud en este Tribunal Supremo de Justicia, se dio cuenta en Sala de Casación Penal, correspondiéndole la ponencia a la Magistrada quien con tal carácter suscribe la presente decisión.

 

         La ciudadana Fiscal hace la solicitud de radicación en base a los motivos siguientes:

 

" ...Tal como se evidencia del video y los Treinta y nueve (39) recortes de prensa que se anexan, desde el día 05 de Junio del presente año, los medios de comunicación han despertado el interés y la atención de la opinión pública en este Estado por Homicidio del efectivo de la Guardia Nacional de Venezuela Simón Segundo Camacaro, hecho perpetrado la noche del 04 de Junio de este mismo año, por los adolescentes Freddy Antonio Herrera, conocido como ‘El Tedy’ de 17 años de edad y Juan Pablo Silva Pineda, de 15 años de edad, ocurrido dentro del Bar ‘Giramundo’ ubicado en la zona céntrica  de esta Ciudad.  Investigación que ha llevado la Fiscalía hoy a mi cargo.

Estos jóvenes ingresaron al Bar antes mencionado, al momento en que el referido militar compartía unos tragos con las mesoneras del negocio; portando armas de fuego, conminaron al hoy occiso Simón Segundo Camacaro a entregarles sus pertenencias, las  cuales le sustrajeron luego de accionar un arma y herirlo mortalmente.  Este hecho lo presenciaron estupefactas cuatro (4) personas mesoneras del negocio.

Para la captura de los jóvenes involucrados en el hecho, ese día 05 de junio del presente año, se realizó un operativo en el Barrio San Juan, con la participación de Treinta y dos (32) efectivos militares adscritos al Comando Regional N° 04 de la Guardia Nacional de Venezuela y cinco (05) funcionarios de la Dirección Nacional de Investigaciones Penales Delegación Lara.

En dicho operativo dieron muerte a los adolescentes Luis Javier Jiménez Alvarado, de 13 años de edad y a Danner Pastor Barreto Torres, de 17 años de edad, señalando después el General Ove Guedde García, Jefe del Comando Regional N° 4 de la Guardia Nacional, que estos jóvenes habían matado al efectivo de ese cuerpo castrense Simón Segundo Camacaro, lo mismo hizo el Comisario Audio Cabrera Jefe de la Delegación Lara de la Dirección Nacional de Investigaciones Penales; creando estos altos funcionarios de manera ligera una falsa matriz de opinión en la ciudadanía.

Al día siguiente, el 06 de Junio de este mismo año, se realizó un Reconocimiento Post-mortem sobre los jóvenes occisos, sin la autorización de un Juez de Control, en ausencia de Defensa Pública o privada y sin la debida autorización de sus familiares, requisitos indispensable, por se los occisos adolescentes menores de edad.  En dicho reconocimiento participaron cuatro (04) testigos reconocedores, entre éstos, tres (03) de las mesoneras que presenciaron los hechos.  El resultado dio positivo, todos fueron contestes en afirmar que esos jovencitos fueron los que dieron muerte al efectivo de la Guardia Nacional.  Esto también lo reseñó la prensa.

Pero es el caso, que posteriormente los cuatro (04) testigos reconocedores denunciaron que habían sido objeto de torturas la noche anterior al reconocimiento, para obligarles a decir que los adolescentes muertos fueron los mismos que la noche del 04 de Junio de este año, dieron muerte al efectivo de la Guardia Nacional en el bar Giramundo.

El día 15 de Agosto del presente año, según consta de Asunto N° 2-CO-498-2001, fue sometido a un reconocimiento con un Tribunal de Responsabilidad Penal del Adolescente, y su respectiva Defensa Pública, el adolescente Juan Pablo Silva Pineda y tres (03) de las mesoneras que presenciaron el homicidio lo reconocieron como uno de los autores del hecho.

Ahora bien, como podrá observarse, estamos a tres (03) hechos delictivos: El homicidio del efectivo de la Guardia Nacional, el homicidio de los dos (02) adolescentes y las torturas que le fueron inferidas a los testigos por parte de efectivos de la guardia Nacional y de la Dirección Nacional de Investigaciones Penales, cada hecho está identificado con sus respectivas circunstancias de modo, lugar y tiempo y su conocimiento ha correspondido a diferentes fiscalías; pero aunque se trate de diferentes causas, conforman una trilogía de hechos graves que ha trascendido a la opinión pública a través de los medios de  comunicación social, los cuales les han dado una gran cobertura, causando alarma, escándalo y conmoción pública.

A todos los niveles se han generado diversas matrices de opinión algunas ciertas otras equívocas, pero que a todo evento podrían influir en el ánimo de los juzgadores y comprometer una sana administración de justicia, desvirtuando en consecuencia la finalidad del proceso establecida en el artículo 13 del Código Orgánico Procesal Penal...”.

 

 

         Y continúa:

Ahora bien, la Fiscalía Décimo Octava del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial del Estado Lara, la cual represento, en fecha 21 de Agosto de este mismo año, presentó Acusación en contra del adolescente Juan Pablo Silva Pineda, quien es venezolano, de 16 años de edad, titular de la Cédula de Identidad N°. V-18.735.026, por la comisión del delito de Homicidio Calificado ejecutado en el curso de la ejecución de un robo agravado en grado de cooperador inmediato, previsto en el artículo 408 ordinal 1° del Código Penal en concordancia con el artículo 83 ejusdem, hecho cometido en perjuicio del ciudadano quien en vida respondiera al nombre de Simón Segundo Camacaro, actuando en co-autoría con Freddy Antonio Herrera, quien se encuentra evadiendo la justicia.

Como lo expuse inicialmente, el hecho causó escándalo público, por la cantidad de irregularidades que se cometieron en su investigación, por parte de los órganos policiales actuantes, al extremo de imputarle los hechos a dos (02) menores inocentes que murieron injustificadamente, siendo reseñado a todo esto en los medios de comunicación; por eso considera esta Representante Fiscal, que suficientes son las razones para solicitar ante este Tribunal Supremo de Justicia, como en efecto se hace, la Radicación del proceso en otro Estado..”.

 

         Luego expresa:

"...En el presente caso se encuentra privado de libertad el imputado adolescente Juan Pablo Silva Pineda, por esta razón también se le solicita, que se pidan a la mayor brevedad posible las actuaciones procesales cursantes en el Asunto N° 2-CO-499-2001, que cursa por antes el Tribunal de Control N° 2 Sección de Adolescentes del Circuito Judicial Penal del Estado Lara, para que una vez analizadas por esa Sala de Casación Penal, sean remitidas con la prontitud que el caso requiere a ese nuevo Tribunal que habrá de conocer...”.

 

 

         La Sala para decidir observa:

 

         El artículo 59 del Código Orgánico Procesal Penal establece los supuestos por los cuales procede la radicación de un juicio.

“Radicación. En los casos de delitos graves, cuya perpetración cause alarma, sensación o escándalo público, o cuando por recusación, inhibición o excusa de los jueces titulares y de sus suplentes y conjueces respectivos, el proceso se paralice indefinidamente, después de presentada la acusación por el fiscal, la Corte Suprema de Justicia, a solicitud de cualquiera de las partes, podrá ordenar, en auto razonado, que el juicio se radique en un Circuito Judicial Penal de otra Circunscripción Judicial que señalará.  Dicha decisión deberá dictarla dentro de los diez días siguientes al recibo de la solicitud”.

 

         En el presente caso la peticionante  basa su solicitud en el primer supuesto del artículo transcrito, es decir, que el delito por el cual se procesa a los referidos adolescentes  ha causado en la colectividad del Estado Lara escándalo y conmoción pública por el hecho grave en sí  de la muerte del efectivo de la Guardia Nacional, aunado al delito referido por la Fiscal relacionado con el operativo realizado en el Barrio San Juan de Barquisimeto, Estado Lara, en búsqueda de las personas que ocasionaron la muerte del Guardia Nacional,  donde resultaron muertos dos adolescentes; y las torturas inferidas a los testigos reconocedores.

 

         Una vez leída la solicitud presentada por la parte fiscal considera la Sala que en el caso de estudio procede la petición en cuestión, habida cuenta que se configura la primera causal de radicación contenida en el artículo 59 del Código Orgánico Procesal Penal; es decir, la comisión de un delito grave que ha causado sensación o escándalo público en la colectividad larense que puede influir en el ánimo de las personas a quienes corresponda administrar justicia en el presente juicio.

 

         En efecto el homicidio del Guardia Nacional, los homicidios de los menores con ocasión al operativo realizado para atrapar a las personas que dieron muerte al Guardia Nacional Simón Segundo Camacaro, y la posterior tortura de los presentes reconocedores de los menores occisos causaron conmoción en la colectividad larense, tal como se desprende de las diversas notas de prensa que acompañan la petición de radicación.

 

         En tal sentido esta Sala ha expresado que “el fin de la radicación es excluir de influencias extrañas a la verdad procesal de la ley en los juicios penales, cuando se corre el riesgo de que ello no se logre por cualesquiera circunstancias entre las cuales figura la actividad a la que se dedican los ciudadanos acusados, el Tribunal Supremo de Justicia debe aplicar el correctivo de la radicación”.

 

         Y por cuanto en el presente caso están dadas las circunstancias a que se refiere el primer supuesto contenido en el artículo 59 del Código Orgánico Procesal Penal, se declara procedente la solicitud de radicación.

 

 

 

        

DECISION

         Por las razones expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia,  en Sala de Casación Penal, Administrando Justicia en nombre de la República y por Autoridad de la Ley, DECLARA PROCEDENTE LA RADICACION  solicitada por la ciudadana Fiscal Décimo Octava del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial del Estado Lara con competencia en Responsabilidad Penal del Adolescente.

 

         Se ordena radicar el presente juicio en el Circuito Judicial Penal del Estado Falcón.

         Publíquese, regístrese y bájese el expediente. Ofíciese lo conducente.

         Dada, firmada y sellada en el Salón de Audiencias del Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal, en Caracas a los 09 días del mes de OCTUBRE de dos mil uno. Años: 191° de la Independencia y 142° de la Federación.

 

El Presidente de la Sala,

 

Rafael Pérez Perdomo

El Vicepresidente,                    

 

Alejandro Angulo Fontiveros     

La Magistrada Ponente,

 

Blanca Rosa Mármol de León

La Secretaria,

 

Linda Monroy de Díaz

 

BRMdeL/hnq.

Rad. Exp. N° 01-0675