SALA DE CASACIÓN SOCIAL

SALA ESPECIAL AGRARIA

ACCIDENTAL

Caracas,  quince (15)  de diciembre  de  2005.   Años: 195º y 146º.

 

En el procedimiento de indemnización por daños y perjuicios materiales y morales que sigue la ciudadana LINA ROSA SUÁREZ DE SORIANO, titular de la cédula de identidad N° V-3.769.792, representada judicialmente por los abogados Juan Bautista Aguirre Nava y Richard Palma, inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo los números 8.049 y 79.619, respectivamente, contra el ciudadano FRANCISCO RAFAEL CABALLERO AGÜERO, titular de la cédula de identidad N° V-249.832, asistido por el abogado Rafael Ángel Marquina Baesano, inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el N° 16.931; el Juzgado Superior Primero Agrario de la Circunscripción Judicial del Distrito Metropolitano de Caracas y de los Estados Miranda, Guárico, Amazonas y Vargas, con competencia como Tribunal de Primera Instancia en materia Contencioso Administrativo Especial Agrario y de Expropiación Agraria, el 11 de marzo de 2005, dictó sentencia mediante la cual declaró parcialmente con lugar el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada contra los autos dictados el 7 de octubre de 2004 por el Juzgado Accidental de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario, del Trabajo y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Guárico, anuló las actuaciones practicadas “con posterioridad” al acto de contestación a la demanda realizado el 8 de julio de 2002, y repuso la causa al estado en que el juzgado a quo fijara oportunidad para que tuviera lugar el acto de contestación de la demanda.

 

El 21 de marzo de 2005, el ciudadano Francisco Rafael Caballero Agüero, asistido por el abogado Rafael Ángel Marquina Baesano, anunció recurso de casación contra la decisión dictada por el Juzgado Superior, recurso cuya admisión fue negada por auto del 31 de marzo de ese mismo año.

 

Contra dicha negativa, el ciudadano Francisco Rafael Caballero Agüero, asistido de abogado, interpuso recurso de hecho, el 6 de abril de 2005, por lo que el expediente fue remitido a esta Sala, donde se dio cuenta el 10 de mayo de 2005 y se designó ponente a la Ponente Permanente de la Sala Especial Agraria, Dra. Nora Vásquez de Escobar.

 

El 7 de noviembre de 2005, la Ponente Permanente Dra. Nora Vásquez de Escobar manifestó tener motivos de inhibición para conocer del presente asunto, inhibición que fue declarada con lugar.

 

El Presidente de la Sala, haciendo uso de las atribuciones que le confiere el artículo 20 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, reasignó la ponencia a la Magistrada Dra. Carmen Elvigia Porras de Roa, quedando integrada la Sala Especial Agraria (Accidental), el 9 de noviembre de 2005, de la siguiente manera: Presidente: Magistrado Dr. Omar Alfredo Mora Díaz, Vicepresidente: Magistrado Dr. Juan Rafael Perdomo, Magistrado Dr. Luis Eduardo Franceschi Gutiérrez, Magistrado Dr. Alfonso Valbuena Cordero, y la Magistrada ponente Dra. Carmen Elvigia Porras de Roa.

 

En la oportunidad procesal, se pasa a decidir el recurso de hecho ejercido, bajo la ponencia de la Magistrada que con tal carácter suscribe la decisión, conforme a las consideraciones siguientes:

 

RECURSO DE HECHO

 

Con el propósito de resolver el asunto sometido a la consideración de esta Sala Especial Agraria (Accidental), se observa que el Juzgado Superior Primero Agrario de la Circunscripción Judicial del Distrito Metropolitano de Caracas y de los Estados Miranda, Guárico, Amazonas y Vargas, con competencia como Tribunal de Primera Instancia en materia Contencioso Administrativo Especial Agrario y de Expropiación Agraria, negó la admisión del recurso de casación agrario interpuesto por el ciudadano Francisco Rafael Caballero Agüero, asistido por el abogado Rafael Ángel Marquina Baesano,  en los siguientes términos:

 

La admisibilidad del recurso de casación requiere constatar los siguientes extremos: a). Su oportunidad tempestiva, es decir, que se efectúe dentro del término preclusivo previsto al efecto, b). Que la cuantía del proceso esté comprendida dentro de las determinaciones correspondientes y c). Que verse sobre una sentencia susceptible de tal recurso extraordinario.

 

En el presente caso, de conformidad con la sentencia dictada por el tribunal en fecha 11 de marzo de 2.005, la cual fue dictada dentro de la oportunidad legal correspondiente, el lapso para anunciar casación, comenzó a correr el día 21 de marzo de 2.005, venciendo el día 30 de marzo de 2.005, de conformidad con el artículo 250 del Decreto con Fuerza de Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, por lo que el anuncio de fecha 21 de marzo de 2.005, vale decir, al primer (1er.) día de despacho para ello, ES TEMPESTIVO. Y así se decide.

 

(Omissis)

 

En cuanto al tercer extremo, se observa que la sentencia dictada por este tribunal en fecha 11 de marzo de 2.005, NO ES SUCEPTIBLE, de tal recurso extraordinario de casación, por cuanto la misma es una sentencia interlocutoria que no causa gravamen irreparable, no pone fin al juicio, ni impide su continuación.

 

En consecuencia, al faltar uno (01) de los tres requisitos exigidos para la admisión del recurso de casación, es por lo que este JUZGADO SUPERIOR PRIMERO AGRARIO, administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la ley, NO ADMITE EL RECUROS DE CASACIÓN, anunciado en fecha 21 de marzo de 2.005, por el ciudadano FRANCISCO CABALLERO, parte demandada en el presente caso (…).

 

 

Como se aprecia, el Juzgado Superior Primero Agrario, manifestó su negativa basándose en que el recurso interpuesto no satisfacía los requisitos requeridos para la admisión del recurso de casación, por tratarse de una sentencia interlocutoria que no pone fin al juicio ni causan gravamen irreparable, criterio este sustentado por esta Sala Especial Agraria en distintas oportunidades, estableciendo así jurisprudencia al respecto.

 

Tal ha sido el criterio de la Sala de Casación Social, en sentencia N° 001 del 24 de enero de 2001 (caso: Inversiones Touma, C.A contra Carmen Rivero, Freddy Matheus y otros), en la cual se estableció:

 

...el sentenciador de Alzada basó su negativa de admisión del recurso de casación anunciado, en que la recurrida es una decisión que no llena uno de los tres extremos legales para su admisibilidad, por cuanto no está enmarcada en ninguno de los supuestos establecidos en el artículo 312 del Código de Procedimiento Civil, el cual regula las sentencias contra las cuales es admisible el recurso extraordinario de casación, por lo que siendo ésta una sentencia interlocutoria que no causa un gravamen irreparable, ni pone fin al juicio (...), no es oportuno anunciar dicho recurso.

 

Al respecto debe la Sala considerar acertada la decisión de Alzada, por cuanto ha sido criterio sostenido y en el caso bajo estudio se reitera, que las sentencias interlocutorias que no ponen fin al juicio o impiden su continuación no tienen casación autónoma y, por ende, su  anuncio no debe hacerse de inmediato, sino que, a tenor de lo establecido en el primer aparte del artículo 312 del Código de Procedimiento Civil, éste queda reservado junto al que se anuncia contra la sentencia de última instancia, siempre que hayan sido agotados todos los recursos.

 

 

En lo que respecta, particularmente, a los requisitos de admisibilidad del recurso de casación agrario, es necesario que la decisión pueda subsumirse en algunos de los supuestos contenidos en el artículo 244 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, el cual dispone que el recurso de casación agrario podrá proponerse contra las siguientes decisiones:

 

1. Contra los fallos definitivos de segunda instancia, que presenten disconformidad con los de la primera, siempre y cuando la cuantía de la demanda sea igual o superior a Cinco Millones de Bolívares (5.000.00,00).

 

2. Contra las sentencias interlocutorias con fuerza de definitiva, que tengan como efecto la extinción del proceso, siempre y cuando contra la misma se hubiere agotado la vía de recurribilidad ordinaria.

 

3. Contra la decisión que declare sin lugar el recurso de hecho.

 

 

De conformidad con la norma transcrita, el recurso de casación agrario -como regla general- sólo procede contra las sentencias definitivas de segunda instancia, pero al tratarse de una interlocutoria, el recurso procederá cuando las mismas tengan el carácter de definitiva, con efecto extintivo del proceso, siempre que se agoten todos los recursos ordinarios en contra de éstas, es decir, contra las sentencias interlocutorias con carácter de definitivas, exclusivamente.

 

En el caso de autos, la decisión contra la cual se anunció recurso extraordinario de casación agrario fue dictada por el Juzgado Superior Primero Agrario de la Circunscripción Judicial del Distrito Metropolitano de Caracas y de los Estados Miranda, Guárico, Amazonas y Vargas con competencia como Tribunal de Primera Instancia en materia Contencioso Administrativo Especial Agrario y de Expropiación Agraria, el 11 de marzo de 2005, mediante la cual declaró parcialmente con lugar el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada, y ordenó reponer la causa al estado en que el juzgado a quo fije la oportunidad para que tenga lugar el acto de contestación de la demanda, quedando, por vía de consecuencia, nulas todas las actuaciones practicadas con posterioridad al acto de contestación de la demanda realizado el 8 de julio de 2002.

 

De acuerdo con la naturaleza de la decisión anteriormente citada, la Sala considera que la misma no pone fin al juicio ni impide su continuación; además que, en caso de producir un gravamen, éste podrá o no ser reparado por la sentencia definitiva.

 

Contra estas decisiones, el recurso de casación agrario que se interponga no es admisible de inmediato, sino que deben quedar comprendidas en el anuncio que se haga contra la decisión de mérito, tal como lo ha sostenido esta Sala Especial Agraria en reiterada jurisprudencia, entre otras, en la sentencia N° 437 del 11 de julio de 2002 (caso: Asociación Civil de Productores Agropecuarios Rescate del Paño General de Caucagua y otros, contra Luis Antonio Pérez y otros), en la cual estableció:

 

Por otra parte, existe otra categoría de sentencias que al contrario de las anteriores, no admite o no permite la interposición del recurso de casación de manera inmediata, sino con la sentencia definitiva. Tal es el caso de las sentencias interlocutorias, que si bien podrían causar un gravamen irreparable, éstas no ponen fin a la controversia, por lo que en tal sentido, el recurso de casación que pretenda proponerse contra éstas, irá inmerso o estará comprendido dentro del recurso que se intente contra la sentencia de última instancia que en forma definitiva resuelva la controversia planteada. (Resaltado añadido).

 

 

Cónsono con lo anterior, la Sala observa que la sentencia dictada por el Juzgado Superior Primero Agrario, anteriormente referido, no constituye una decisión recurrible de inmediato a través del recurso de casación, pues la misma no puede considerarse definitiva por no poner fin al fondo del litigio, ni ser de aquellas interlocutorias que aunque su dispositivo no se refiera al mérito de la controversia le ponen fin al juicio o impiden su continuación, sino por el contrario, trata de reestablecer el orden procesal dentro del juicio.

 

Por lo tanto, al no poner fin al juicio la recurrida, ni afectar en modo alguno el desarrollo del proceso, dicha decisión no tiene acceso a la sede casacional de inmediato sino en forma diferida, ya que de acuerdo con el principio de concentración procesal y de conformidad con lo dispuesto en el penúltimo aparte del artículo 312 del Código de Procedimiento Civil, en la sola y única oportunidad de la decisión del recurso de casación agrario contra la sentencia definitiva, deberán ser decididas las impugnaciones contra esta última y contra las interlocutorias, en virtud que si la definitiva repara el gravamen causado por aquéllas, habrá desaparecido el interés procesal para recurrir.

 

En consecuencia de lo precedentemente expuesto y en aplicación de la doctrina transcrita, el recurso de casación agrario es inadmisible, lo que determina la declaratoria sin lugar del recurso de hecho interpuesto contra el auto del 31 de marzo de 2005, denegatorio del recurso de casación anunciado contra la sentencia del 11 del mismo mes y año, tal como se establecerá de manera expresa, positiva y precisa en el dispositivo de este fallo. Así se establece.

 

 

 

 

D E C I S I Ó N

 

En mérito de las anteriores consideraciones, esta Sala Especial Agraria (Accidental) de la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, declara SIN LUGAR el recurso de hecho interpuesto contra el auto del 31 de marzo de 2005, dictado por el Juzgado Superior Primero Agrario de la Circunscripción Judicial del Distrito Metropolitano de Caracas y de los Estados Miranda, Guárico, Amazonas y Vargas, con competencia como Tribunal de Primera Instancia en materia Contencioso Administrativo Especial Agrario y de Expropiación Agraria, que negó el recurso de casación agrario anunciado contra la sentencia del 11 de marzo de 2005, emanada del referido Juzgado Superior.

 

De conformidad con lo establecido en el artículo 274 del Código de Procedimiento Civil, se condena en costas a la parte recurrente.

 

Publíquese, regístrese y remítase el expediente al Juzgado Accidental de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario, del Trabajo y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Guárico. Particípese de esta remisión al Juzgado Superior de origen, ya identificado, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 316 del Código de Procedimiento Civil.

 

Presidente de la Sala,

 

___________________________

OMAR ALFREDO MORA DÍAZ

 

Vicepresidente,

 

________________________

JUAN RAFAEL PERDOMO

Magistrado,

 

_______________________________

LUIS E. FRANCESCHI GUTIÉRREZ

 

 

El

 

 

Magistrado,

 

______________________________

ALFONSO VALBUENA CORDERO

Magistrada Ponente,

 

_________________________________

CARMEN ELVIGIA PORRAS DE ROA

 

Secretario,

 

_______________________________

JOSÉ E. RODRÍGUEZ NOGUERA

 

R.H. N° AA60-S-2005-706

 

Nota: Publicada en su fecha a

El Secretario,