SALA DE CASACIÓN SOCIAL

Ponencia del Magistrado OMAR ALFREDO MORA DÍAZ.

 

En el juicio que por inquisición de paternidad, sigue la ciudadana LESBIA MARGARITA CHÁVEZ HERRERA, en representación de su hija la niña M. A. CHÁVEZ HERRERA, asistida judicialmente por las abogadas Liz Beatriz Godoy Quintero y María Eugenia Mata, contra el ciudadano ALFREDO RAMÓN GARCÍA LÓPEZ, representado judicialmente por el abogado Melquíades Peley; la Sala de Apelación de la Corte Superior del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, mediante sentencia publicada en fecha 1 de octubre de 2007, declaró con lugar el recurso de apelación interpuesto por la representación judicial de la parte demandada, ordenando la reposición de la causa al estado de evacuar nuevamente la prueba heredo-biológica a través del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC).

 

                  Contra la referida decisión, la representación judicial de la parte actora anunció recurso de casación, el cual, una vez admitido, fue oportunamente formalizado.

 

Recibido el expediente, se dio cuenta en Sala en fecha 15 de noviembre de 2007, designándose ponente al Magistrado Omar Alfredo Mora Díaz.

 

Concluida la sustanciación del presente recurso de casación y cumplidas todas las formalidades legales, se pasa a dictar sentencia con base a las siguientes consideraciones:

 

CASACIÓN DE OFICIO

 

                   En ejercicio de la facultad contenida en el artículo 320 del Código de Procedimiento Civil, de casar de oficio el fallo recurrido cuando en éste se observaren violaciones de orden público o constitucional aún y cuando no se les hubiere denunciado, esta Sala pasa a decidir con base a las siguientes consideraciones:

 

                   La recurrida, en su análisis, estableció:

 

“Ahora bien en relación a esta prueba hematológica y heredo-biológica, así como sobre su práctica se pronunció la extinta Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, en sentencia Nº 432, expediente Nº 96-640 de fecha 02 de junio de 1.998 la cual señala lo siguiente:

 

‘…En el caso de autos el Tribunal cumplió con el dispositivo legal contenido en el artículo 504 del Código de Procedimiento Civil antes citado al designar como experto al Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), cuya reconocida aptitud esta determinada por la ley y conforma un hecho notorio. La experticia heredo-biológica para la inquisición de paternidad, esta integrada por una tecnología molecular que posee exclusivamente en Venezuela ese Instituto del estado, adscrito al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, cuyos funcionarios son a la vez científicos y funcionarios públicos, que dentro de sus funciones tienen el carácter de auxiliares de justicia, se juramentan al encargarse de sus funciones de carácter científico y por lo tanto hace innecesaria la ratificación de la juramentación ante el Tribunal conforme lo establece para cualquier otra experticia el artículo 459 del C.P.C…’ Corte Suprema de Justicia. Sala de Casación Civil. Sentencia Nº 432. Expediente Nº 96-640, de fecha 2 de junio de 1.998.

 

Así mismo la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, con ponencia del Magistrado Alberto Martini Urdaneta, sentó nuevamente jurisprudencia y de esta manera ratificó la sentencia antes esbozada al ordenar que:‘…Para la evacuación de la prueba hematológica y heredo-biológica promovida por la parte actora, prueba que debe ser realizada por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), a tenor de lo previsto en el artículo 504 del Código de Procedimiento Civil…’ Tribunal Supremo de Justicia. Sala de Casación Social. Primero (1º) de junio de 2000.

                  (…)

El criterio esbozado en esas sentencias, ha sido acogido plenamente por esta Alzada al afirmar que las pruebas realizadas por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), como ente auxiliar de la administración de justicia, aplica los métodos científicos que permiten la comprobación de casi el cien por ciento (100%) de posibilidades de acierto en relación a la filiación permitiendo llegar, no solo a la exclusión de la paternidad, sino inclusive a la atribución de ella, estableciendo un alto grado de probabilidad del presunto padre, con respecto al hijo que se le imputa, por lo que en todo caso se impone el carácter oficioso de este tipo de prueba en los procedimientos de filiación para establecer la paternidad, por cuanto este tipo de prueba trata con gran precisión el grado de certeza que ofrece en el aspecto probatorio.

 

IV

 

En el presente caso, el Juez Unipersonal Nº 1 de la Sala de Juicio del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente, en el auto de admisión de fecha 10 de enero de 2006 ordenó oficiar al Laboratorio de Genética Molecular de la Universidad del Zulia, a los fines de practicar la prueba hematológica y Heredo-Biológica al ciudadano ALFREDO RAMÓN GARCÍA LÓPEZ, a la ciudadana LESBIA CHAVEZ HERRERA y a la niña NOMBRE OMITIDO siendo realizadas dichas pruebas en fecha 11 de diciembre de 2006, desatendiendo el Juez Unipersonal Nº 1 de la Sala de Juicio del Tribunal del Protección del Niño y del Adolescente de esta Circunscripción Judicial, el criterio sentado no solo por la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, sino acogido también por esta Corte Superior del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, por lo que se hace imperioso para esta Alzada, revocar el fallo apelado y reponer la causa al estado de realizar nuevamente las pruebas heredo-biológicas y de ADN, en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC). Así se declara.

 

 

 

                   De la transcripción precedente, se advierte que el sentenciador ordenó la reposición de la causa al estado de ser practicada, nuevamente, la prueba heredo-biológica en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), por considerar que el Laboratorio de Genética Molecular de la Universidad del Zulia, no es un ente competente para realizar tal prueba, tomando como asidero jurisprudencia sentada por esta Sala de Casación Social, así como por la extinta Corte Suprema de Justicia. Al respecto, esta Sala considera conveniente observar lo siguiente:

 

                   Si bien en el fallo dictado por esta Sala, en fecha 1 de junio de 2000, se afirmó que “La experticia heredo-biológica para la inquisición de paternidad, está integrada por una tecnología molecular que posee exclusivamente en Venezuela ese Instituto del Estado…”y que: la tecnología en comento la tiene en Venezuela solamente el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), como Instituto, no puede hasta la presente fecha, designarse ningún otro experto en particular, más que a dicha institución…”, es importante recalcar que han transcurrido alrededor de siete años a partir de la publicación de la decisión antes mencionada, período en el cual la ciencia y la tecnología han avanzado de manera notable.

 

                   Así, diversos entes han adquirido la tecnología necesaria practicar de manera confiable las pruebas heredo-biológicas -que actualmente consiste en la tipificación del ácido desoxirribonucleico-, lo cual se traduce en que ya no sólo el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) sería el único ente facultado para realizar dichas pruebas.

 

                   De esta forma, debe acotarse que a los fines del establecimiento de la prueba heredo-biológica, deben seguirse las formalidades que la ley establece para la prueba pericial, además, de realizarse por laboratorios de genética molecular, con expertos debidamente acreditados.

 

                   Aclarado lo anterior, advierte la Sala que en el caso bajo estudio el sentenciador repuso indebidamente la causa por considerar que el Laboratorio de Genética Molecular, de la Unidad de Genética Médica, de la Facultad de Medicina de la Universidad del Zulia, no se encuentra facultado para realizar experticias heredo-biológicas, siendo que la prueba fue evacuada por un experto debidamente acreditado y en sujeción al procedimiento legal establecido.

 

                   En razón a lo anterior, esta Sala casa de oficio el fallo recurrido por haberse transgredido los artículos 15 y 208 del Código de Procedimiento Civil, al haberse ordenado una reposición indebida, y se ordena a la Sala de Apelación de la Corte Superior del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia que proceda a dictar nuevo fallo en estricto acatamiento a la doctrina sentada en la presente decisión. Así se decide.

 

D E C I S I Ó N

 

                  Por las razones antes expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Social, en nombre de la República y por autoridad de la Ley, CASA DE OFICIO el fallo dictado por la Sala de Apelación de la Corte Superior del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, en fecha 1 de octubre de 2007, se anula el fallo recurrido y se ordena a la Sala de Apelación de la Corte Superior del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, dictar nueva decisión apegándose a la doctrina establecida en el presente fallo.

 

                  No hay pronunciamiento en costas, dada la naturaleza de la decisión.

 

                   Publíquese, regístrese y remítase el expediente a la Sala de Apelación de la Corte Superior del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia.

 

                   Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho de la Sala de Casación Social, del Tribunal Supremo de Justicia, en Caracas a los catorce (14) días del mes de febrero de dos mil ocho. Años: 197° de la Independencia y 148° de la Federación.

 

El Presidente de la Sala y Ponente,

 

 

______________________________

OMAR ALFREDO MORA DÍAZ

El-

Vicepresidente,                                                                        Magistrado,

 

 

________________________                           _______________________________

JUAN RAFAEL PERDOMO                             ALFONSO VALBUENA CORDERO       

 

Magistrado,                                                          Magistrada,

 

 

________________________________      _________________________________

LUIS E. FRANCESCHI GUTIÉRREZ       CARMEN ELVIGIA PORRAS DE ROA

 

El Secretario,

 

 

____________________________

JOSÉ E RODRÍGUEZ NOGUERA

 

R.C. N° AA60-S-2007-2117

 

Nota: Publicada en su fecha a

 

 

 

 

 

 

El Secretario,