Ponencia del Magistrado Dr. ALFONSO VALBUENA CORDERO.

 

En el juicio que por cobro de prestaciones sociales sigue el ciudadano HERMES DEL VALLE RAMÍREZ LÓPEZ, representado judicialmente por los abogados Lumar Bravo Pastrano y Aída Loaiza contra la sociedad mercantil CONSORCIO URIAPARI y solidariamente contra la empresa C.V.G. ELECTRIFICACIÓN DEL CARONÍ, C.A., representadas judicialmente por los abogados Antonio Ramón Vicentelli Vásquez, Erika Quintana Rivas y Ada María Millán Castro; el Juzgado Superior Tercero del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Bolívar, con sede en Puerto Ordaz, conociendo en alzada, dictó sentencia en fecha 29 de octubre del año 2009, siendo la misma reproducida el 04 de noviembre del mismo año, mediante la cual declaró sin lugar el recurso de apelación ejercido por la parte codemandada y parcialmente con lugar la demanda, confirmando así el fallo apelado.

 

Contra el fallo anterior anunció recurso de casación el abogado Antonio Ramón Vicentelli, actuando en su carácter de apoderado judicial de la parte codemandada Consorcio Uriapari, el cual una vez admitido, ordenó la remisión del expediente a este máximo Tribunal.

 

Remitido el expediente, fue recibido en esta Sala de Casación Social, dándose cuenta del asunto en fecha 11 de marzo del año 2010 y en esa misma oportunidad se designó ponente al Magistrado Alfonso Valbuena Cordero.

 

Fue oportunamente formalizado el recurso de casación anunciado. No hubo contestación a la formalización.

 

Concluida la sustanciación del presente asunto y siendo la oportunidad legal para ello, pasa esta Sala a decidirlo, bajo la Ponencia del Magistrado que con tal carácter lo suscribe, previa las siguientes consideraciones:

 

RECURSO DE CASACIÓN

-I-

 

De conformidad con el ordinal 2° del artículo 168 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, se denuncia como infringido por errónea interpretación el artículo 73 de la Ley Orgánica del Trabajo.

 

La sentencia recurrida, incurrió en EL ERROR DE INTERPRETACIÓN ACERCA DEL CONTENIDO Y ALCANCE del artículo 73 de la Ley Orgánica del Trabajo, de conformidad con el artículo 168, ordinal 2do. de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, en relación con la expresión “INEQUÍVOCO”, por las fundamentaciones que a continuación se señalan:

 

A. SENTENCIA RECURRIDA: El Juzgador se PRONUNCIÓ de la manera siguiente:

 

"...De esta manera, el contrato celebrado para una obra determinada, en criterio de este sentenciador, en caso de autos, evidenciándose en forma inequívoca que las partes se vincularon por un contrato para una obra determinada, expresándose la obra determinada a realizar por el laborante, de manera tal que no existió duda de la obra que le correspondía efectuar al trabajador y para la cual fue contratado, evidenciándose que el trabajador fue contratado para una obra determinada, especificándose la obra para la cual fue contratado; acordando, precisando la culminación de la obra, puesto que así lo exigía la naturaleza del servicio. De otra parte, el haber  estampado al lado de la firma la fecha "21-08-2008”, no convierte el contrato a tiempo determinado, pues en el cuerpo del mismo aparece en su parte in fine, lo siguiente: "a los TREINTA (30) días del mes de ABRIL del dos mil siete", fecha ésta que es la que se debe tomar en cuento (sic) a los efectos de dicho contrato, en aplicación del principio in dubio pro operario ya citado. Así se declara.

 

En consideración a todo lo antes expuestos (sic), este Tribunal Superior infiere que no incurre en ningún error el Juez del A-quo cuando para determinar que la relación de trabajo que existió entre el demandante y la hoy reclamada se rigió bajo un contrato individual de trabajo para una obra determinada, y no existiendo ninguna otra evidencia que demuestre con certeza que el trabajador había sido contratado bajo ninguna otra modalidad y/o hubiere prestado servicios reales para la específica ejecución de una determinada obra, es por lo que la contratación de las partes se tuteló bajo un contrato de trabajo para una obra determinada. ASÍ SE DECIDE".

 

Del contexto, de la sentencia, se puede determinar lo siguiente:

 

1. Que el Juzgador, da como un hecho cierto, en relación con la prueba del contrato de trabajo, alegada por mi Representada, de la suscripción del contrato, en fecha "21-08-2.008", al lado de la firma, cuando señala, lo siguiente:

 

"De otra parte, el haber estampado al lado de la firma la fecha "21-08-2008...".

 

2. Que el Juzgador, procede a la aplicación del PRINCIPIO IN DUBIO PRO OPERARIO, por considerar, que existiendo dos fechas, que son: a) "21-08-2008", que se encuentra al lado de la firma y b) " a los TREINTA (30) días del mes de ABRIL del dos mil siete", que se encuentra en la parte in fine, del contrato de trabajo, al señalar lo siguiente:

 

"a los TREINTA (30) días del mes de ABRIL del dos mil siete", fecha ésta que es la que se debe tomar en cuento (sic) a los efectos de dicho contrato, en aplicación del principio in dubio pro operario ya citado. Así se declara.

 

B. “FORMA INEQUÍVOCA": CONTRATO PARA UNA OBRA DETERMINADA

 

1. El contrato de trabajo por obra determinada, está considerado por la Legislación, la Doctrina y la Jurisprudencia, como un contrato de carácter excepcional, y su aplicación e interpretación debe ser de carácter RESTRINGIDOS.

 

2. La Ley Orgánica del Trabajo en el artículo 73, establece,expresamente, lo siguiente: "El contrato de trabajo se considerara celebrado a tiempo indeterminado cuando no aparezca expresa voluntad de las partes, en forma inequívoca, de vincularse sólo en ocasión de una obra determinada o tiempo determinado”.

 

3. El Reglamento de la Ley Orgánica del Trabajo en el artículo 73, literal d) ii) establece:

"Preferencia de los contratos de trabajo a tiempo indeterminado, en atención a lo cual deberá atribuirse el carácter excepcional a los supuestos de autorización de contrato a término previsto en el artículo 77 de la Ley Orgánica del Trabajo."

 

4. La Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, como la sentencia de fecha 16-10-2.006, con ponencia del magistrado Omar Mora, en relación con la interpretación del término, en forma inequívoca, en los contratos de trabajo, señala:

 

"...De manera que, de conformidad con la norma delatada cuando no aparezca expresada la voluntad de las partes. En forma inequívoca de vincularse para una obra determinada o por un tiempo determinado, se presumirá que las partes quisieron vincularse mediante un contrato de trabajo por tiempo indeterminado…”.

 

5. De la revisión del contrato celebrado entre las partes, que se encuentra en el expediente al folio 43, y que nosotros también promovimos como prueba, EL CONTRATO DE TRABAJO (sic), se puede determinar lo siguiente:

 

ü   Que el Contrato de Trabajo, entre el Consorcio Uriapari y el ciudadano Ramírez López Hermes del Valle, se establece el 30 de Abril de 2007, como inicio de la relación laboral, como lo establece la cláusula novena: “NOVENA: DURACIÓN DEL CONTRATO: El presente contrato comenzará a regir desde el 30 de abril de 2.007...”

 

ü   Que es suscrito por el Demandante en fecha 21-08-2.007, como expresamente lo señaló el Demandante, en la parte final del citado documento, debajo de su firma .

 

ü   Que el Juzgador, da como un hecho cierto