SALA DE CASACIÓN SOCIAL

Ponencia del Magistrado Doctor JUAN RAFAEL PERDOMO

En el juicio por cobro de diferencia de prestaciones sociales y otros conceptos laborales que sigue el ciudadano LUIS ENRIQUE GRISANTI SÁEZ representado por los abogados Eduardo García Aveledo, Mirtha Clavier de García, Ángel Eduardo García Clavier, José Antonio Torrealba Ledezma y Ernesto Ferro Urbina, contra la sociedad mercantil C.A. EDITORIAL LA PRENSA, representada por los abogados José Antonio Adrián Álvarez, Orlando R. Adrián Álvarez, Javier Enrique Adrián Tchelebi, Juan Carlos Regardiz Salas, Joanna Cecilia Adrián Tchelebi, Armando José Oliveira Naranjo y Guillermo Enrique Vásquez Adrián, el Juzgado Primero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Monagas, conociendo por apelación de las dos partes, en sentencia publicada el 14 de febrero de 2007, declaró parcialmente con lugar la demanda modificando la sentencia proferida por el Juzgado Primero de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la misma Circunscripción Judicial, que declaró parcialmente con lugar la demanda.

Contra esta decisión, las dos partes anunciaron y sólo la parte actora formalizó recurso de casación. Hubo contestación.

 

 

 

Cumplidas las formalidades legales con el nombramiento de ponente en la persona del Magistrado quien con tal carácter suscribe, la celebración de la audiencia oral, pública y contradictoria y la emisión de la decisión inmediata contemplada en el encabezamiento del artículo 174 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, pasa en esta oportunidad la Sala a reproducir y publicar la sentencia en los términos siguientes:

RECURSO DE CASACIÓN DE LA PARTE DEMANDADA 

Dispone el artículo 171 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, que será declarado perecido el recurso, cuando la formalización no se presente en el lapso a que se contrae este artículo o cuando el escrito no cumpla con los requisitos establecidos.

Además el mismo artículo 171 eiusdem, establece que admitido el recurso de casación comenzará a correr, desde el día siguiente al vencimiento de los cinco (5) días que se dan para efectuar el anuncio, un lapso de veinte (20) días consecutivos más el término de distancia, dentro del cual la parte o las partes recurrentes deberán consignar un escrito razonado, directamente ante la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia.

En el caso de autos la demandada recurrente anunció su recurso de casación oportunamente, el 23 de febrero de 2007, pero no formalizó el mismo, siendo que el lapso de veinte (20) días más el término de la distancia para la formalización del recurso de casación venció el 24 de marzo de 2007, razón por la cual esta Sala, en aplicación de los artículos antes indicados, considera perecido el recurso interpuesto.

RECURSO DE CASACIÓN DE LA PARTE ACTORA

 

Con fundamento en el ordinal 2° del artículo 168 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, la parte formalizante señala que la recurrida incurrió en error de interpretación del artículo 185 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo y falta de aplicación del artículo 92 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y del artículo 108 de la Ley Orgánica del Trabajo.

Señala el formalizante que la recurrida negó la procedencia de los intereses de mora y ordenó aplicar el artículo 185 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, obviando que los intereses moratorios son la consecuencia de la falta de pago oportuno, del retardo o mora en que incurre el patrono en pagar al trabajador sus prestaciones sociales al finalizar la relación laboral, usando el patrono un capital perteneciente al trabajador, el cual generará intereses, a la tasa fijada por el Banco Central de Venezuela, pues la relación de trabajo terminó después de la entrada en vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Alega el formalizante que después de establecida la relación laboral, su duración, el salario y la condenatoria parcial al pago de las cantidades reclamadas por el actor por concepto de prestaciones sociales, la recurrida debió ordenar el pago de los intereses de mora calculados a partir de la terminación de la relación laboral hasta que la sentencia quedara definitivamente firme; y, en caso de ejecución forzosa, el Juez de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo ordenaría nueva experticia complementaria del fallo para calcular los intereses moratorios a partir del decreto de ejecución hasta la oportunidad del pago efectivo, todo de conformidad con el artículo 185 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

La Sala observa:

El artículo 92 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que toda mora en el pago de las prestaciones sociales genera intereses.

Ha sido doctrina reiterada de esta Sala sostenida, entre otros, en fallos de 18 de octubre de 2001 (N° 249), 21 de mayo de 2003 (N° 355), 10 de julio de 2003 (N° 434), y 16 de octubre de 2003 (N° 961), que la procedencia de los intereses moratorios es consecuencia de la falta de pago oportuno de las prestaciones sociales, del retardo o la mora en pagarlas al finalizar la relación laboral, dado el uso por el empleador de un capital perteneciente al trabajador, el cual generará intereses a favor de éste, los que se calcularán a la tasa del tres por ciento (3%) anual, en conformidad con lo dispuesto en los artículos 1.277 y 1.746 del Código Civil, si son causados antes de la entrada en vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; en tanto que se calcularán a las tasas fijadas por el Banco Central de Venezuela, en conformidad con lo establecido en el artículo 108 de la Ley Orgánica del Trabajo, si son causados después de la entrada en vigencia de la Carta Magna.

En el caso concreto, la recurrida sin motivación alguna, no acordó los intereses de mora consecuencia del retraso en el pago de los conceptos laborales reclamados, con lo cual, incurrió en falta absoluta de motivación, requisito indispensable y de orden público de toda sentencia, de conformidad con los artículos 159 y 168 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

Asimismo, considera la Sala que al no acordar los intereses de mora, la recurrida incurrió en falta de aplicación del artículo 92 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y violación de la jurisprudencia reiterada de esta Sala referida a la procedencia de los intereses moratorios.

Por las razones anteriores se declara procedente esta denuncia.

De conformidad con lo previsto en el artículo 175 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, al haberse encontrado procedente la denuncia planteada por el formalizante, la Sala debe pronunciarse sobre el fondo de la controversia.

DECISIÓN SOBRE EL FONDO DE LA CONTROVERSIA 

Alegó el actor en la demanda que laboró para la empresa C.A. EDITORIAL LA PRENSA, desempeñando el cargo de Director desde el 3 de noviembre de 1997 hasta el 15 de marzo de 2005, cuando renunció voluntariamente; que su salario inicial fue Bs. 1.600.000,00 mensual; que a partir de mayo de 2002 su salario fue de Bs. 1.760.000,00 mensual; a partir de marzo de 2004 su salario fue de Bs. 2.200.000,00; desde agosto de 2004 hasta el final de la relación laboral su salario fue de Bs. 4.380.000,00; que nunca tomó vacaciones aunque le fueron pagadas las correspondientes a 2002, 2003 y 2004; que nunca le pagaron el bono vacacional; que la empresa pagaba 50 días de utilidades y no le pagaron las correspondientes a 1998 y 1999; y, le pagaron las utilidades correspondientes a los años 2000, 2001, 2002 y 2003 pero las de 2004 le fueron pagadas incompletas; que la empresa le pagó adelantos de prestaciones sociales en los años 2000, 2001, 2002, 2003 y 2004. Con base en estos hechos pretende el pago de Bs. 137.568.240,54 por concepto de diferencia de prestaciones sociales, intereses de prestaciones sociales, vacaciones y bono vacacional desde 1998 hasta 2004, vacaciones fraccionadas y bono vacacional fraccionado de 2005, utilidades de 1998 y 1999, diferencia en utilidades de 2004, utilidades fraccionadas de 2005, intereses de mora e indexación.

La demandada admitió la relación laboral; y, negó los salarios señalados por el actor alegando que el actor era accionista, vicepresidente y director de la empresa, que era la máxima autoridad, que al inicio de la relación laboral e inicio de la empresa el actor devengaba un salario irrisorio porque la empresa no tenía ingresos, que a partir de abril de 2000 su salario era Bs. 800.000,00, a partir de mayo de 2001 era Bs. 1.600.000,00, a partir del 16 de junio de 2002 era Bs. 1.760.000,00, en julio de 2003 su salario se ajustó a Bs. 1.660.000,00, a partir de marzo era Bs. 2.200.000,00; y, desde septiembre de 2004 hasta el final de la relación fue de Bs. 2.300.000,00; que por ser vicepresidente y director de la compañía tomó vacaciones todos los años cuando quería y se le pagaron todos los bonos vacacionales; afirmó que le fueron pagadas todas las utilidades y que anualmente le pagaron sus prestaciones sociales por lo que no deben intereses de prestaciones sociales ni intereses de mora.

Del análisis del libelo y la contestación quedó admitida la relación laboral, la fecha de inicio y de terminación de la misma; y, los pagos anuales por concepto de prestaciones sociales; y, los hechos controvertidos son el salario, el disfrute de las vacaciones, así como el pago de todos los conceptos demandados.

La sentencia de Alzada de conformidad con el establecimiento de la carga de la prueba y el análisis de todo el material probatorio que esta Sala acoge estableció que el ciudadano LUIS ENRIQUE GRISANTI SÁEZ laboró para la empresa C.A. EDITORIAL LA PRENSA, desempeñando el cargo de Director desde el 3 de noviembre de 1997 hasta el 15 de marzo de 2005, cuando renunció voluntariamente; que el actor a partir de 2000 recibió adelantos de sus prestaciones sociales anualmente; que el actor salió del país en varias oportunidades durante la relación de trabajo, concluyendo que éstos fueron con ocasión del trabajo excepto las salidas al final de 2003 y 2004, pues su duración prolongada no se corresponde con funciones laborales y por tanto considera que corresponden al disfrute de las vacaciones correspondientes a esos años; que no quedó demostrado el pago del bono vacacional durante toda la relación de trabajo; que desde el inicio de la relación de trabajo hasta abril de 2000 devengó el salario de Bs. 800.000,00; y que al final de la relación laboral su salario era Bs. 2.380.000,00; que no quedó demostrado el pago de las utilidades de 1998 y 1999, así como la fracción de 2005.

Como quiera que la sentencia recurrida se encuentra ajustada a derecho, la Sala ratifica todas y cada una de sus partes, con excepción de lo referido a los intereses de mora, en virtud de las razones esgrimidas en la resolución del recurso de casación.

En consecuencia, se declara parcialmente con lugar la demanda, y se ordena a la parte demandada cancelar a la parte actora los siguientes montos y conceptos:

En relación con las vacaciones, quedó demostrado que la empresa pagaba 38 días de vacaciones por año y que no fueron tomadas las vacaciones correspondientes a los años 1998, 1999, 2000, 2001 y 2002, razón por la cual, de conformidad con lo establecido en los artículos 219 y 226 de la Ley Orgánica del Trabajo, corresponde al actor el pago de las vacaciones no disfrutadas calculadas con el último salario.

Vacaciones:

Salario diario: Bs. 2.380.000,00 / 30 = Bs. 79.333,33

38 días x 5 x Bs. 79.333,33 = Bs. 15.073.332,70

Respecto al bono vacacional, como no quedó demostrado el pago de este concepto, procede el pago del mismo de conformidad con el artículo 223 de la Ley Orgánica del Trabajo.

Bono Vacacional:

1998:   7 días x Bs. 79.333,33 = Bs.   555.333,31

1999:   8 días x Bs. 79.333,33 = Bs.   634.666,64

2000:   9 días x Bs. 79.333,33 = Bs.   713.999,97

2001: 10 días x Bs. 79.333,33 = Bs.   793.333,33

2002: 11 días x Bs. 79.333,33 = Bs.   872.666,63

2003: 12 días x Bs. 79.333,33 = Bs.   951.999,96

2004: 13 días x Bs. 79.333,33 = Bs.1.031.333,29

                                   Total        Bs.5.553.333,13

 

En relación con las utilidades no pagadas y la fracción del año 2005, demostró el actor que la demandada le pagaba 50 días de salario por concepto de utilidades y no quedó probado que se hubieren pagado las correspondientes a 1998 y 1999 ni la fracción de 2005, razón por la cual, de conformidad con el artículo 174 de la Ley Orgánica del Trabajo procede el pago de 50 días de salario para los años 1998 y 1999; y 10,41 días de salario por utilidades fraccionadas de 2005.

Utilidades:

Salario 1998 y 1999: Bs. 800.000,00

Salario diario 1998 y 1999: Bs. 26.666,67

Utilidades 1998: 50 días x Bs. 26.666,67 = Bs. 1.333.333,50

Utilidades 1999: 50 días x Bs. 26.666,67 = Bs. 1.333.333,50

Salario diario 2005: Bs. 79.333,33

Utilidades Fraccionadas 2005: 10,41 días x Bs. 79.333,33 = Bs. 825.859,97

Total Utilidades = Bs. 3.492.526,97

Respecto a la antigüedad quedó demostrado el pago de la antigüedad de los años 2000, 2001, 2002, 2003, 2004 y 2005, razón por la cual, de conformidad con el artículo 108 de la Ley Orgánica del Trabajo, corresponde al trabajador la antigüedad correspondiente a los años 1998 y 1999.

Salario Integral diario 1998:

Salario básico diario Bs. 26.666,67

Utilidades diarias: 50 x Bs. 26.666,67 /360 = Bs. 3.703,70

Bono Vacacional diario: 7 x Bs. 26.666,67 /360 = Bs. 518,52

Salario Integral diario 1998: Bs. 30.888,89

 

Antigüedad desde 3 de noviembre de 1997 hasta 30 de octubre de 1998: 45 días

Antigüedad desde 1° de noviembre de 1998 hasta 31 de diciembre de 1998: 10 días

55 días x Bs. 30.888,89 = Bs. 1.698.888,95

 

Salario Integral diario 1999:

Salario básico diario Bs. 26.666,67

Utilidades diarias: 50 x Bs. 26.666,67 /360 = Bs. 3.703,70

Bono Vacacional diario: 8 x Bs. 26.666,67 /360 = Bs. 592,59

Salario Integral diario 1998: Bs. 30.962,96

 

Antigüedad desde 1° de enero de 1999 hasta 31 de diciembre de 1999: 60 días + 2 días adicionales.

62 días x Bs. 30.962,96 = Bs. 1.919.703,52

Total antigüedad = Bs. 3.618.592,47

En resumen se condena el pago de los siguientes conceptos:

Vacaciones no disfrutadas                                                                  Bs. 15.073.332,70

Bono Vacacional                                                                                Bs.   5.553.333,13

Utilidades                                                                                           Bs.   3.492.526,97

Antigüedad                                                                                         Bs.   3.618.592,47

                                                           Total                                       Bs. 27.737.785,27

 

No habiendo quedado establecido que se hubiesen pagado los intereses sobre la prestación de antigüedad previstos en el artículo 108 de la Ley Orgánica del Trabajo, se condena a la parte demandada a su pago a la parte actora, cuyo monto se determinará mediante experticia complementaria del fallo, la cual se debe practicar considerando: 1º) Será realizada por un único perito designado por el Tribunal si las partes no lo pudieran acordar; 2º) El perito, para calcular los intereses de la antigüedad, considerará las tasas de interés fijadas por el Banco Central de Venezuela, desde diciembre de 1998 y 1999 cuando se causaron las prestaciones de antigüedad dejadas de pagar hasta la fecha en que terminó la relación laboral.

De conformidad con lo previsto en el artículo 92 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y la jurisprudencia de esta Sala de Casación Social, se condena el pago de los intereses de mora, los cuales serán calculados con base a la tasa fijada por el Banco Central de Venezuela. Los mismos serán estimados mediante experticia complementaria del fallo rigiéndose para la realización de la misma por los siguientes parámetros: 1) será realizada por un solo experto designado por el Tribunal Ejecutor; 2) serán calculados sobre la cantidad condenada, desde la fecha en la cual terminó la relación de trabajo hasta que la sentencia quede definitivamente firme, calculados sobre las tasas de interés fijadas por el Banco Central de Venezuela, según lo dispuesto en el artículo 108, literal c) de la Ley Orgánica del Trabajo, y 3) para el cálculo de los enunciados intereses de mora no operará el sistema de capitalización de los mismos ni serán objeto de indexación. En caso de no cumplimiento voluntario de la sentencia el Juez de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo competente, aplicará lo preceptuado en el artículo 185 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

Siendo procedente la corrección monetaria para preservar el valor de lo debido, se condena a la parte demandada su pago, cuyo monto se determinará mediante experticia complementaria del fallo, la cual se debe practicar considerando: 1º) Será realizada por un único perito designado por el Tribunal si las partes no lo pudieran acordar; 2º) El perito, a los fines del cálculo de la indexación ajustará su dictamen a los índices de precios al consumidor para el Área Metropolitana de Caracas, conforme a los respectivos boletines emitidos por el Banco Central de Venezuela, desde la fecha del decreto de ejecución hasta la ejecución del mismo de conformidad con el artículo 185 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

DECISIÓN

Por las razones antes expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Social, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, declara: 1º PERECIDO el recurso de casación anunciado por la parte demandada contra la sentencia dictada en fecha 14 de febrero de 2007 por el Juzgado Primero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Monagas; 2° CON LUGAR el recurso de casación anunciado y formalizado por la parte actora contra la sentencia antes mencionada; y, 3° PARCIALMENTE CON LUGAR la demanda intentada por el ciudadano LUIS ENRIQUE GRISANTI SÁEZ, contra la sociedad mercantil C.A. EDITORIAL LA PRENSA.

Se ordena a la sociedad mercantil C.A. EDITORIAL LA PRENSA pagar al actor la cantidad de veintisiete millones setecientos treinta y siete mil setecientos ochenta y cinco bolívares con veintisiete céntimos (Bs. 27.737.785,27) correspondientes a vacaciones no disfrutadas, bono vacacional, utilidades y antigüedad; así como los intereses sobre la prestación de antigüedad previstos en el artículo 108 de la Ley Orgánica del Trabajo, los intereses de mora y la corrección monetaria que resulten de las experticias complementarias del fallo.

Se condena en las costas del recurso de casación a la parte demandada recurrente de conformidad con el artículo 175 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

No hay condenatoria en costas de conformidad con el artículo 59 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

Publíquese, regístrese y remítase el expediente a la Unidad de Recepción y Distribución de Documentos de la Circunscripción Judicial del Estado Monagas, a los fines de que lo remita al Tribunal de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución correspondiente. Particípese de esta remisión al Juzgado Superior de origen, antes identificado, todo de conformidad con el artículo 176 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

La presente decisión no la firman los Magistrados, LUIS E. FRANCESCHI GUTIÉRREZ y CARMEN ELVIGIA PORRAS DE ROA por no haber estado presentes en la audiencia pública correspondiente.

Dada,  firmada  y  sellada  en  la  Sala  de  Despacho  de  la  Sala  de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, en Caracas, al primer (01) días del mes de noviembre  de dos mil siete. Años: 197° de la Independencia y 148° de la Federación.

 

El Presidente de la Sala,

                       

                       

____________________________

OMAR ALFREDO MORA DÍAZ

 

 

El Vicepresidente Ponente,                                                     Magistrado,

 

 

_______________________                         _______________________________

JUAN RAFAEL PERDOMO             ALFONSO VALBUENA CORDERO

 

 

Ma-

 

gistrado,                                                                                 Magistrada,

 

 

_______________________________         ________________________________

LUIS E. FRANCESCHI GUTIÉRREZ       CARMEN ELVIGIA PORRAS DE ROA

 

 

El Secretario,

 

 

_____________________________

JOSÉ E. RODRÍGUEZ NOGUERA

 

 

R.C N° AA60-S-2007-0000481

Nota:   Publicada en su fecha a las

 

El Secretario,