MAGISTRADO PONENTE:  Dr. ALBERTO MARTINI URDANETA

 


Expediente N° AA70-X-2002-000003

 

En fecha 7 de enero de 2002, el abogado Jorge Luis Meza, inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el Nº 30.861, actuando en su carácter de apoderado judicial del ciudadano ERICK G. ZULETA, venezolano, titular de la cédula de identidad Nº 4.386.187, interpuso ante esta Sala recurso contencioso electoral, conjuntamente con solicitud de suspensión de efectos, por razones de ilegalidad contra el acto administrativo contenido en la Resolución Nº 011129-455 emanada del Consejo Nacional Electoral en fecha 29 de noviembre de 2001, mediante la cual se declaró con lugar la denuncia interpuesta por los ciudadanos Ernesto Arias y José Betancourt, y se inhabilitó a su mandante “...PARA ELEGIRSE COMO PRESIDENTE DE LA JUNTA DIRECTIVA DE LA FEDERACIÓN DEL TRANSPORTE DE VENEZUELA (FEDETRANSPORTE),...”. (Resaltado del texto).

Mediante escrito presentado en fecha 17 de enero de 2002,  la abogada Carmen Stebbing, inscrita en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el Nº 30.912, actuando como funcionaria y apoderada judicial del Consejo Nacional Electoral, consignó los antecedentes administrativos del caso, así como el informe sobre los aspectos de hecho y de derecho relacionados con el recurso.

Por auto del 22 de enero de 2002, el Juzgado de Sustanciación vista las actuaciones que anteceden, de conformidad con lo establecido en el artículo 244 de la Ley orgánica del Sufragio y Participación Política, ordenó emplazar a todos los interesados, mediante cartel; ordenó igualmente notificar al ciudadano Fiscal General de la República y al Presidente del Consejo Nacional Electoral; así como también la apertura del presente cuaderno separado a los fines de decidir sobre la suspensión de efectos solicitada.

Por auto de esa misma fecha, 22 de enero de 2002, se designó ponente al Magistrado Dr. ALBERTO MARTINI URDANETA, a los fines de dictar la decisión correspondiente.

Siendo la oportunidad para decidir la solicitud de medida cautelar, pasa esta Sala a hacerlo en los siguientes términos:

 

 

I

FUNDAMENTOS DEL RECURSO

 

El apoderado judicial del recurrente señaló que conforme al referéndum nacional efectuado el 3 de diciembre de 2000, se aprobó la legitimación de todas las directivas de las Confederaciones, Federaciones y Sindicatos de todo el país, así, bajo la “égida” del Consejo Nacional Electoral fue dictado el Estatuto Especial para la Renovación de la Dirigencia Sindical, bajo cuyos parámetros se fijó un cronograma de actividades que culminó con la elección de las juntas directivas de los sindicatos, y específicamente para el Sindicato Único de Trabajadores del Transporte Automotor y sus Similares del Estado Lara (SUTTASEL) así como para la Federación del Transporte de Venezuela (FEDETRANSPORTE)  el día 26 de septiembre de 2001.

Expresó, que en fecha 25 de septiembre de 2001 fue interpuesta acción de amparo constitucional en contra del Consejo Nacional Electoral, sede del Estado Lara, en el cual los presuntos agraviados señalaron que la parte “...agraviante es la Coordinadora del Consejo Nacional Electoral del Estado Lara...”, y solicitaron se decretase la inhabilitación de los integrantes de la plancha encabezada por los ciudadanos Erick Zuleta y Hugo Cuicas, para optar a la Dirección del Sindicato Único de Trabajadores del Transporte Automotor y sus Similares del Estado Lara (SUTTASEL), así como también la suspensión de las elecciones a celebrarse el 26 de septiembre de 2001, para elegir a la Directiva del mencionado sindicato.

Indicó, que mediante sentencia del 25 de septiembre de 2001, la Juez Primera de Primera Instancia del Trabajo del Estado Lara, acordó la suspensión inmediata del proceso eleccionario de la Junta Directiva del Sindicato (SUTTASEL). Decisión que a su decir, no les fue notificada ni por el mencionado Tribunal ni tampoco por el Consejo Nacional Electoral, a ninguno de los miembros de la Comisión Electoral del Sindicato, motivo por el cual tanto las elecciones del Sindicato Único de Trabajadores del Transporte Automotor y sus Similares del Estado Lara (SUTTASEL) y FEDETRANSPORTE se realizaron el 26 de septiembre de 2001, conforme a las pautas dictadas por el órgano comicial y el Estatuto Especial para la Renovación de la Dirigencia Sindical, de manera que, a su decir, la autoridades electas en esa oportunidad resultan válidas, obteniendo la fórmula electoral que encabeza Erick Zuleta, la mayoría de votos que lo autorizan para presidir dicha Federación.

Adujo la parte recurrente que en fecha 18 de octubre de 2001 interpuso por ante esta Sala Electoral, amparo autónomo contra la referida sentencia, asumiendo en esa oportunidad “...que la indicada pretensión de amparo, estaba precedida de la AVOCACIÓN DE ESTA SALA ELECTORAL, como cúspide, exclusiva y excluyente, del contencioso electoral, y en particular de los amparos autónomos contra las actuaciones u omisiones al orden constitucional emanadas de aquellas autoridades distintas a las señaladas en el artículo 8 de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales.”.

Alegó el recurrente, que mediante sentencia definitiva de fecha 30 de octubre de 2001, recaída en el expediente signado con el Nº 16685, el Tribunal Primero de Primera Instancia del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Lara, le inhabilitó, junto a otras  veintinueve (29) personas, para reelegirse en la Directiva de SUTTASEL, personas que, a su decir, al igual que él nunca fueron identificadas en el libelo de dicha acción de amparo como presuntos agraviantes, señalando, en tal sentido, que en fecha 10 de diciembre de 2001 esta Sala Electoral, acordó medida cautelar innominada de suspensión de los efectos contra la mencionada decisión.

Manifestó la parte recurrente, que dos de los aspirantes derrotados en las referidas elecciones, solicitaron ante el Consejo Nacional Electoral la declaratoria de nulidad de las mismas, así como también la inhabilitación de Erick Zuleta para presidir a FEDETRANSPORTE, en virtud de lo acordado por el Tribunal Primero de Primera Instancia del Trabajo en la sentencia definitiva ya indicada. Expresó, al respecto, que la pretensión de los aspirantes derrotados fue ampliar el ámbito espacial de la sentencia que lo inhabilitó para reelegirse en un Sindicato del Estado Lara al ámbito de la Federación de Trabajadores del Transporte de toda la República.

Señaló, además, que la impugnación de los excandidatos de FEDETRANSPORTE fue admitida por el Consejo Nacional Electoral, y que fue substanciada “inaudita alteran parte”, recayendo en dicho procedimiento la Resolución Nº 011129-455 de fecha 29 de noviembre de 2001, en la que se le inhabilitó para ser electo Presidente del Comité Ejecutivo de la Federación del Transporte de Venezuela, acto administrativo que, a su decir, está viciado de inconstitucionalidad e ilegalidad, toda vez que el Consejo Nacional Electoral no acató la sentencia Nº 200 dictada por esta Sala Electoral en virtud de la cual se suspendieron los efectos del fallo del 30 de octubre de 2001, emanado del Juzgado de Primera Instancia del Trabajo del Estado Lara, que inhabilitaba al prenombrado ciudadano y que, por demás, se le notificó el 12 de diciembre de 2001, esto es, un día antes de que se publicara en la Gaceta Electoral la Resolución Nº 011129-455 que lo inhabilitó en sede administrativa para ser proclamado Presidente del Comité Ejecutivo de Fedetransporte.

Manifestó, con relación a los vicios en que incurre la Resolución impugnada, que en ésta se vulnera la garantía al debido proceso y el derecho a la defensa, así como también la garantía al juez natural, expresando al respecto que el juez natural para dirimir asuntos sustancialmente electorales es la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia, por tanto, expresó, la sentencia del 30 de octubre de 2001 que sirvió de base para la inhabilitación del recurrente en sede administrativa, fue dictada por un juez de Primera Instancia del Trabajo que actuó fuera de su marco de competencias, incurriendo con ello en la violación del artículo 49 numeral 4 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Continuó señalando el recurrente, que el Consejo Nacional Electoral antes de dictar la Resolución Nº 011129-455, debió practicar su notificación según lo dispuesto en el artículo 231 de la Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política, esto es, mediante aviso publicado en la Gaceta Electoral, de manera que al no hacerlo así dicha omisión acarrea la nulidad absoluta del mencionado acto administrativo, a tenor de lo previsto en el artículo 25 de la Constitución vigente y 19, numeral 1 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos.

Alegó el recurrente que el órgano comicial obvió los principios de la doble instancia judicial y la presunción de inocencia, por cuanto no podía inhabilitarlo mediante una sentencia de amparo dictada por un juez incompetente, que no constituía sentencia definitiva y que, además, había sido suspendida por el fallo Nº 200 emanado de esta Sala Electoral el 10 de diciembre de 2001, con lo cual el mencionado órgano comicial trasladó “...a la sede administrativa un asunto que se estaba dirimiendo en los tribunales y sobre el cual no ha recaído sentencia definitivamente firme con autoridad de cosa juzgada”.

Adujo el recurrente que el Consejo Nacional Electoral violentó, igualmente, el principio denominado nullum crimen nulla poena sine legem, toda vez que en su Resolución tomó como fundamento la decisión dictada por el Juzgado de Primera Instancia del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Lara en fecha 30 de octubre de 2001, mediante la cual se le inhabilitó para reelegirse como Directivo del Sindicato Único de Transporte Automotor y Similares del Estado Lara, con lo cual, a su decir, el órgano comicial con tal decisión usurpó las funciones constitucionales de la Asamblea Nacional al legislar en materia de penas, infracciones y faltas, ya que en efecto “...no existe en ningún texto legal la sanción en materia sindical de extender una INHABILITACIÓN, en el supuesto negado de ser válida, DE SER ELECTO PRESIDENTE DE UN SINDICATO DE UN ESTADO A SER ELECTO PRESIDENTE DE UNA FEDERACIÓN DE LA REPÚBLICA.”. En tal sentido, agregó que entre los requisitos para ser postulado a la Presidencia de Fedetransporte, sólo se exige estar afiliado a un sindicato base, condición que ostenta al no haber sido “...expulsado del SINDICATO ÚNICO DE TRABAJADORES DEL TRANSPORTE AUTOMOTOR Y SUS SIMILARES DEL ESTADO LARA (SUTTASEL).”.

Denunció la parte recurrente que la Resolución impugnada vulnera su derecho a la libertad sindical, toda vez que reúne los requisitos exigidos en la Constitución y en la ley para postularse como candidato a Presidente del Comité Ejecutivo de la Federación de Transporte de Venezuela, y contra él no se denunció la configuración de ninguna causal de inhabilidad o incompatibilidad de cargos, en el marco de procedimiento administrativo alguno, en el que se le garantizaran sus derechos constitucionales, de manera que, a su juicio, la intervención arbitraria del Consejo Nacional Electoral le coarta su derecho a la libertad y democracia sindical previsto en el artículo 95 del Texto Fundamental. Agregó, al respecto, que las elecciones efectuadas por SUTTASEL y FEDETRANSPORTE el día 26 de septiembre de 2001, se pautaron por las autoridades electorales de SUTTASEL y respaldado por el Consejo Nacional Electoral, Seccional Lara, previo cumplimiento de las resoluciones y pautas derivadas del referéndum nacional efectuado el 3 de diciembre de 2000.

Señaló la parte recurrente que la Resolución impugnada está viciada de falso supuesto debido a una errónea apreciación de los hechos, pues concluye “...que por existir una sentencia de amparo que inhabilitó a (su) conferente para ser electo PRESIDENTE de un Sindicato del Estado Lara, sus efectos deben extenderse a INHABILITARLO TAMBIÉN PARA PRESIDIR la FEDERACIÓN DEL TRANSPORTE DE VENEZUELA (FEDETRANSPORTE). Es decir, asume el C.N.E. que la sentencia del 30 de octubre dictada por un Juez de Primera Instancia del Trabajo, incluía a aquella federación de sindicatos en el ámbito nacional.”.

Alegó el recurrente, en e