MAGISTRADO-PONENTE: LEVIS IGNACIO ZERPA

Exp. Nº 14.001

El Juzgado de Sustanciación por auto de fecha 18 de noviembre de 1998, ordenó remitir a esta Sala Político-Administrativa el expediente contentivo del juicio que por indemnización de daños y perjuicios sigue el ciudadano JORGE COLMENARES MARTÍNEZ, titular de la cédula de identidad número 2.849.648 y abogado en ejercicio inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el número 20.616, en contra de la REPÚBLICA DE VENEZUELA, hoy República Bolivariana de Venezuela, a los fines de que se pronunciara sobre el presente procedimiento.

Por auto de fecha 24 de noviembre de 1998, se dio cuenta en Sala, se designó ponente al Magistrado Hermes Harting y se fijó el quinto día de despacho siguiente para que tuviera lugar el comienzo de la relación de la causa.

Mediante escrito de fecha 24 de noviembre de 1998, el abogado Jorge Colmenares Martínez, antes identificado, solicitó la reducción de los lapsos en este procedimiento. 

En fecha 3 de diciembre de 1998, comenzó la relación de la causa y se fijó oportunidad para que tuviera lugar al acto de informes.

El 7 de enero de 1999, se llamó a informes en el presente juicio, no compareciendo ninguna de las partes.

En fecha 2 de marzo de 1999 se dijo “vistos”.   

Por auto de fecha 18 de enero de 2000, se dio cuenta en Sala y se designó ponente al Magistrado Levis Ignacio Zerpa.

Mediante diligencia de fecha 27 de septiembre de 2000, el abogado Jorge Colmenares Martínez solicitó del Magistrado Ponente se avocara al conocimiento de la presente causa. (sic)

            En virtud de la designación de los Magistrados Hadel Mostafá Paolini y Yolanda Jaimes Guerrero, y la ratificación del Magistrado Levis Ignacio Zerpa, por la Asamblea Nacional en sesión de fecha 20 de diciembre de 2000, publicada en la Gaceta Oficial N° 37.105 del día 22 del mismo mes y año, se reconstituyó la Sala Político-Administrativa el 27 de diciembre de dicho año y se ratificó como ponente al Magistrado antes indicado, quien  con tal carácter suscribe el presente pronunciamiento.        

            Por diligencia de fecha 22 de febrero de 2001, el abogado Jorge Colmenares Martínez solicitó se le diera a la presente causa impulso jurisdiccional. (sic)

En fecha 5 de abril de 2001, el abogado Jorge Colmenares Martínez expresó lo siguiente:

“Por cuanto he retomado las conversaciones en el ámbito administrativo para resolverla (sic) reclamación que dio origen a esta controversia judicial, cuya agónica continuación no tiene ningún sentido porque ya la República reconoció los hechos y el derecho alegado, señalando que: “No obstante el demandante pretende que, a través de la presente demanda la República entregue la cantidad de CUATROCIENTOS MILLONES DE BOLIVARES, hoy día por la misma madera, que en todo caso... Omissis... Lo que cabría en todo caso sería la actualización del precio de SEIS MILLONES QUINIENTOS OCHENTA Y CINCO MIL SETECIENTOS SESENTA Y TRES BOLÍVARES CON SESENTA Y OCHO CETÍMOS (Bs. 6’585,763,68),(sic) estimado en el informe técnico sobre el valor comercial de las maderas explotables existentes...” Esta actualización es procedente desde el cinco (5) de mayo de 1980, según consta de la actuación de la abogada CARMEN MARITZA MÉNDEZ, - representante de la República-, en el expediente, folio 148 y vto. R hasta la fecha en que concrete o materialice el pago. Petición: En virtud de lo precedentemente expresado , pido a esta Sala del Tribunal Supremo de Justicia, que suspenda el curso de la causa por treinta días.”  (sic)

I

MOTIVACIÓN

La suspensión de la causa consiste en una paralización temporal del curso del procedimiento, por diversos motivos a los cuales las leyes le reconocen este efecto.

En nuestro ordenamiento jurídico la suspensión de la causa puede ser voluntaria o facultativa, es decir, cuando las partes en un proceso de mutuo acuerdo deciden suspender la causa; y legal cuando la ley ordena la suspensión de la causa ope legis en virtud de algún acontecimiento o evento al cual el ordenamiento le atribuye ese efecto; verbigracia, acontecimientos que no dependan de la voluntad de las partes como el caso de la muerte o la incapacidad (artículos 141 y 144 del Código de Procedimiento Civil); el caso de la solicitud de regulación de jurisdicción (artículo 62 eiusdem); o la solicitud de regulación de competencia inmersa en una incidencia de cuestiones previas (artículos 71 y 353 eiusdem), entre otros.

El Código de Procedimiento Civil, el cual resulta aplicable al caso sub júdice en virtud de la remisión expresa que se hace en el artículo 88 de la Ley Orgánica que rige las funciones de este Alto Tribunal, dispone en su artículo 202 lo que a continuación se transcribe:

“Artículo 202.-Los términos o lapsos procesales no podrán prorrogarse ni abrirse de nuevo después de cumplidos, sino en los casos expresamente determinados por la ley, o cuando una causa no imputable a la parte que lo solicite lo haga necesario.

Parágrafo Primero: En todo caso en que el curso de la causa quede en suspenso por cualquier motivo, la causa reanudará su curso en el mismo estado en que se encontraba al momento de la suspensión.

Parágrafo Segundo: Pueden las partes de común acuerdo, suspender el curso de la causa por un tiempo que determinarán en acta ante el Juez.” (Destacado de la Sala).

            Esta disposición legal, contiene el supuesto de suspensión del curso de la causa de manera facultativa, es decir, ambas partes de común acuerdo pueden suspender el curso de la causa o del procedimiento.

            Ahora bien, se observa de las actas que conforman el presente  expediente que la solicitud de suspensión del curso de la causa fue realizada por una sola de las partes, es decir, por el abogado Jorge Colmenares Martínez, quien mediante diligencia suscrita en fecha 5 de abril de 2001, solicitó la suspensión del curso de la causa sin contar con la anuencia de la otra parte, razón esta por la cual la presente solicitud debe ser declarada improcedente. Así se decide.

II

DECISIÓN

Con fundamento en lo anteriormente expuesto, esta Sala Político Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, declara IMPROCEDENTE la solicitud de suspensión de la causa planteada por la parte actora, abogado JORGE COLMENARES MARTÍNEZ, antes identificado, en fecha 5 de abril de 2001.

Publíquese, regístrese y comuníquese. Cúmplase lo ordenado.

Dada,  firmada  y  sellada  en  el  Salón  de  Despacho de  la sala Político Administrativa   del   Tribunal   Supremo   de   Justicia,  en Caracas,  a los catorce (14) días del mes de junio del año dos mil uno. Años 191º de la Independencia y 142º de la Federación.       

   El Presidente Ponente,

 

LEVIS IGNACIO ZERPA

El Vicepresidente,

 

         HADEL MOSTAFÁ PAOLINI

YOLANDA JAIMES GUERRERO

                  Magistrada

La Secretaria,

 

ANAÍS MEJÍA CALZADILLA

Exp. Nº 14.001

LIZ/drm

Sent. Nº 01093

En diecinueve (19) de junio del año dos mil uno, se publicó y registró la anterior sentencia bajo el Nº 01093.