Ir a Principal
lunes, 14 de mayo de 2001
Mejor conocido como “Hernancito”
SALA DE CASACIÓN PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO ADMITIO AMPARO INTERPUESTO POR HERNAN LOPEZ ORTUÑO
Condenado a 26 años y 3 meses de prisión, más las penas accesorias correspondientes, por la comisión de los delitos de robo agravado y privación ilegítima de libertad, entre otros, por los hechos ocurridos en el secuestro ocurrido en 1996 en Terrazas del Avila y donde resultó muerta Maria Magdalena Meléndez Monagas, quien permanecía como rehén dentro de su residencia junto a uno de los cómplices de López Ortuño







La Sala ordenó en el fallo convocar a las partes para la realización de la audiencia oral y pública que se celebrará dentro de un plazo no menor de 15 días ni mayor de 30 días, contados a partir de la presente fecha

La Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia en ponencia del magistrado Rafael Pérez Perdomo admitió un recurso de casación interpuesto por Hernán López Ortuño, alias “Hernancito”, quien por medio de sus defensores, intentó la acción judicial contra una sentencia de la Sala N° 10 de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del área Metropolitana de Caracas, la cual declaró sin lugar la apelación interpuesta y condenó a “Hernancito”, a cumplir la pena de 26 años y 3 meses de presidio, más las penas accesorias correspondientes.

La mencionada Sala de la Corte de Apelaciones, el 22 de junio de 2000, declaró sin lugar la apelación interpuesta por la defensa y condenó a Hernán López Ortuño, por la comisión del los delitos de robo agravado, perpetrado en perjuicio de la familia Tamayo Coello y de Laura Lorena Meléndez Monagas y privación ilegítima de libertad, en perjuicio de Laura Lorena Meléndez Monagas previstos y sancionados en los artículos 460 y 175 primer aparte, del Código Penal.

 

LOS HECHOS

El primero de los hechos ocurrió el 8 de febrero de 1996, cuando en horas de la noche, Carlos Alberto Tamayo Coello fue atacado, por tres sujetos, entre ellos Hernán López Ortuño. Los sujetos, bajo amenaza con arma de fuego, lo obligaron a abordar su vehículo y a dirigirse hacia su residencia, situada en la Urbanización Sebucán, en la cual se encontraban los miembros de la familia Tamayo Coello, quienes fueron sometidos, amarrados y despojados de gran parte de sus bienes. Luego los asaltantes se dieron a la fuga en el vehículo de Carlos Alberto Tamayo, el cual fue abandonado, posteriormente en la vía pública.

Por su parte el otro hecho en donde participó López Ortuño, fue el ocurrido el 15 de abril de 1996, fecha en la que tres sujetos, entre ellos “Hernancito”, interceptaron a Maria Magdalena Meléndez Monagas y la obligaron a dirigirse hacia su casa de habitación en la Urbanización Terrazas del Ávila. En la residencia se encontraba su hermana Laura Lorena Meléndez Monagas, acto continuo, dichos sujetos procedieron a apoderarse de varios objetos propiedad de las mismas. Cuando los sujetos activos de la acción delictiva se disponían a fugarse con los objetos robados, funcionarios policiales rodearon el lugar y emplazaron a los delincuentes a entregarse. Uno de ellos decidió huir, mientras que los dos restantes oponen resistencia a los captores, tomando como rehenes a sus víctimas.

Hernán López Ortuño se entregó con una de las rehenes entregando también el arma que portaba, pero el otro sujeto continuó en el apartamento manteniendo como rehén a María Magdalena Meléndez Monagas, quien resultó muerta junto al delincuente en medio de los disparos al intentar liberar a la secuestrada.

 

ACCION JUDICIAL

Contra la sentencia del 22 de junio de 2000, las defensoras de López Ortuño, Doris Lovera y Martha Noguera interpusieron recurso de casación.

La Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo al conocer del recurso, analizó las denuncias hechas por la parte accionante. La primera, se basó en la supuesta violación de los artículos 26 y 49, ordinal 1°, de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y del artículo 365, ordinales 3° y 4° del COPP. Al respecto comprobó que “aún cuando las formalizantes, fundamentan el recurso con apoyo en el artículo 452 del Código Orgánico Procesal Penal, denuncian la violación de varias disposiciones legales en forma conjunta, no expresando con la debida claridad la razón que lo hace procedente, mezclando además motivos de fondo y de forma, ya que la violación de los artículos 26 y 49, ordinal 1°, de la Constitución de la República, sólo podrían plantearse por infracción de ley. Inobservando de esta manera los requisitos establecidos en el artículo 455 del COPP”.

Sobre la denuncia de infracción del artículo 365 del COPP, la Sala ha sostenido que tal disposición no puede ser infringida por las Cortes de Apelaciones, pues su competencia está limitada a revisar los vicios denunciados a través del recurso de apelación. La Corte de Apelaciones únicamente podrá infringir dicho precepto, en el caso que declare con lugar la apelación interpuesta sobre la base del ordinal 4° del artículo 444 del mencionado Código, porque el juez haya violentado la ley por inobservancia o errónea aplicación de una norma jurídica. (Sentencia 26-01- de 2001, ponente Dra. Blanca Mármol de León), por lo tanto, se desestimó la primera denuncia hecha.

En cuanto a la segunda denuncia, por medio de la cual se imputan vicios a la sentencia dictada por el Juez de Juicio y no a la de la Corte de Apelaciones, se observa que el artículo 451 del COPP, referente a las decisiones recurribles en casación señala que sólo lo son, las sentencias de las Cortes de Apelaciones, por lo cual se procede a desestimar la denuncia.

La tercera referida a infracción ley de los artículos 49, ordinal 1° de la Constitución de la República, 12 y 352 del COPP. Observó la Sala que las infracciones denunciadas son imputadas al juez de juicio, y no a la Corte de Apelaciones. Dichas infracciones fueron alegadas en el recurso de apelación y declaradas sin lugar en su oportunidad. Mencionan además las recurrentes en el planteamiento de la denuncia, el artículo 332 del COPP, cuyo contenido se refiere a la celebración de la audiencia preliminar, no existiendo entre el mencionado artículo y la denuncia, relación alguna, por lo que se desestima también la denuncia.

Sin embargo, de conformidad con lo ordenado en el artículo 459 del COPP, la Sala declara admisible el recurso de casación propuesto en cuanto a las denuncias: 4°) referida a la inobservancia de los artículos 80 y 82 del Código Penal; 5°) inobservancia del artículo 98 ejusdem; 6°) errónea aplicación del artículo 87 ibídem; y 7°) Inobservancia de los artículos 49, ordinal 7°, de la Constitución de la República, 20 del COPP y 100 del Código Penal.

 

DECISIÓN

Por todo lo anterior, la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia admitió un recurso de casación interpuesto por la defensa de Hernán López Ortuño, dicho recurso con respecto a 4 de las 7 denuncias que hiciera la parte accionante en su escrito. En consecuencia, se ordenó convocar a las partes para la realización de la audiencia oral y pública que se celebrará dentro de un plazo no menor de 15 días ni mayor de 30 días, contados a partir de la presente fecha.

Autor:
  prensa TSJ

Fecha de Publicación:
  14/05/2001

Pagina Web:
  

Correo Electrónico
  

Ir al tope

Recomendar esta página a un amigo(a)

Sitio web diseñado y desarrollado por la Gerencia de Informática y Telecomunicaciones del Tribunal Supremo de Justicia. Todos los Derechos Reservados