Ir a Principal
viernes, 08 de julio de 2005
Parcialmente con lugar demanda
Maracaibo Country Club deberá pagar 100 millones de bolívares

Antecedentes del caso

El 26 de abril de 2000 la apoderada judicial de Jaime Urdaneta Galbán, demandó por daño material y moral a la sociedad mercantil Compañía Anónima Energía Eléctrica de Venezuela (Enelven), al alegar que él se encontraba el 29 de julio de 1997 en las instalaciones de la mencionada sociedad civil, recogiendo mangos que le habían sido obsequiados, cuando hizo contacto con un cable conductor de 14.400 voltios de electricidad, propiedad y bajo la guarda de Enelven.
Según alegó para el momento del accidente el cable se encontraba colgando entre unos árboles que impedían que fuera divisado, no teniendo la altura reglamentaria, ya que estaba desprendido de los aisladores destinados a sostenerlo de la parte superior del correspondiente poste Nº UO7H02, del tendido de la línea de distribución eléctrica, colgando indebidamente, distando tan solo a 4 metros del suelo aproximadamente.
Indicó que debido a lo ocurrido fue trasladado a la sala de emergencia del Hospital Universitario de Maracaibo, donde le diagnosticaron quemaduras de segundo y tercer grado en un 58% de la superficie corporal, concretamente quemaduras en el tórax anterior y posterior, cuero cabelludo y miembros inferiores, que ameritaron un largo tratamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos y una larga hospitalización.
Alegó, entre otras cosas, que Enerven no cumplió con lo dispuesto en los artículos 1 y 2 de la Ley de Servidumbre de Conductores Eléctricos, ya que al existir un contrato de servidumbre entre Maracaibo Country Club y la empresa de suministro eléctrico, esta última estaba en la obligación de vigilar y conservar la línea de electricidad y eliminar cualquier peligro para las personas y bienes.


Pronunciamiento de la Sala

La Sala Político-Administrativa al estudiar el caso constató que en el caso bajo análisis la pretensión principal de la parte demandada es su indemnización por los daños materiales y morales sufridos como consecuencia de la atracción, electrocución y quemaduras que produjo un tendido eléctrico, cuya guarda atribuye a Enelven.
Señala la sentencia de la Sala del TSJ, entre otras cosas, que según los testigos, el cable estaba "colgando" entre las ramas del árbol donde sucedió el accidente, sin que ello implique algún pronunciamiento técnico, era obligación del referido Club de informar a la empresa eléctrica sobre la existencia de ramas o árboles que pudieran afectar el funcionamiento de las instalaciones, a los fines de que la empresa eléctrica hubiese podido tomar las medidas necesarias para mantener el servicio.
"En el presente caso, se desprende del expediente, que la empresa eléctrica nunca recibió por parte del Club comunicación o notificación alguna acerca de la condición de los cables de transmisión de electricidad, en efecto, no consta en autos que lo haya hecho, quedando probado el incumplimiento del prenombrado Club con la referida obligación contractual".
Agregó la Sala que la sociedad civil Maracaibo Country Club "reconoció que el demandante ingresó a sus instalaciones para tomar unos mangos de un árbol propiedad de su representada, con anuencia del jardinero que laboraba allí, por lo que a juicio de la Sala esta sociedad civil faltó su deber de vigilancia sobre sus instalaciones, permitiendo la entrada de personas extrañas, lo cual determinó parte del perjuicio sufrido por el actor", por lo que en el presente caso no le es exigible indemnización alguna a Enelven.
Indica la sentencia que "los magistrados que integran esta Sala, no tienen duda alguna que un accidente como el narrado en el libelo y demostrado en autos, pueda producir dolor, angustia y afectación psíquica. Del mismo modo, se observa que el accionante para el momento en que ocurrió el accidente, tenía 23 años de edad, llevaba una vida sin limitación física alguna, en virtud de lo cual podía realizar cualquier actividad propia de una persona joven y capaz, siendo todo esto truncado por el accidente sufrido".


Decisión

En la decisión, la Sala, entre otras cosas, declaró parcialmente con lugar la demanda que por daños materiales y morales intentada por Jaime Urdaneta Galbán, por lo que "conforme a la motivación expuesta en el presente fallo, se condena a la sociedad civil Maracaibo Country Club, a pagar al actor la cantidad de cien millones de bolívares (Bs. 100.000.000,oo) por la indemnización reclamada por concepto de daños morales causados con ocasión del referido accidente", además precisó que Enelven, "no tiene responsabilidad por los daños causados".


Fecha de Publicación:
  08/07/2005

Pagina Web:
  http://www.tsj.gov.ve/decisiones/spa/Julio/04622-070705-2000-0382.htm

Correo Electrónico
  

Ir al tope

Recomendar esta página a un amigo(a)

Sitio web diseñado y desarrollado por la Gerencia de Informática y Telecomunicaciones del Tribunal Supremo de Justicia. Todos los Derechos Reservados