Ir a Principal
viernes, 25 de noviembre de 2005
El evento estuvo auspiciado por el TSJ
Destacados ponentes concluyeron ultima jornada del I Congreso Internacional de Derecho Penal y Criminologia
Con un destacado grupo de panelistas, esta tarde concluyeron las ponencias del "I Congreso Internacional de Derecho Penal y Criminología", que bajo los auspicios del Máximo Tribunal de la República se realizó en homenaje al Magistrado Alejandro Angulo Fontiveros, quien deja una profunda huella jurídica en el seno de esta Institución, ante la inminencia de su jubilación.



Al destacado jurista venezolano, Elio Gómez Grillo, correspondió la disertación sobre la "Evolución histórica de la cárcel", y en ella aseguró que la cárcel no nació para aplicar tratamiento ni castigo algunos, "es la medida de privación de libertad aparece como una manera de asegurar al transgresor hasta tanto se ejecutase la pena, que, generalmente, era de muerte, o de galeras, o de mutilación, o de azotes, o de multa, inclusive. El encarcelamiento constituía una medida procesal, no una instancia punitiva".



Explicó cómo se cumplieron cuatro etapas en la historia carcelaria universal. Primero, el encarcelamiento sólo para asegurar la presencia del sujeto hasta tanto se dictase sentencia; segundo, la cárcel como recurso para explotar la mano de obra prisionera; tercero, el procedimiento correccionalista y moralizador para la redención del preso, en Filadelfia, y cuarta la resocialización del delincuente mediante el sistema "progresivo" que implanta Montesinos en España "y que, dicho sea de paso, se ha extendido y se aplica en casi todos los penales del mundo".



Finalmente Gómez Grillo señaló que considera la existencia de seis sistemas penitenciarios fundamentales "con los rasgos distintivos a saber: 1. el penitenciarismo de los países socialistas corresponde la idea del trabajo; 2. al nórdico, la actitud respetuosa hacia la personalidad del recluso y sus derechos y el interés por sus estudios; 3. a Europa, un sistema ecléctico, en el cual sobresalen preferentemente, Bélgica y España; 4. a Japón, una tendencia a la organización militar o paramilitar; 5. a Estados Unidos, su masificación; 6. a Latinoamérica, liberalidad interna ( régimen de comunicaciones con el exterior y visitas íntimas periódicas), con profundas fallas materiales, estructurales y funcionales. Modestia aparte, esta clasificación ha sido considerada en Europa como notoriamente acertada".




LA PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL EN LA LEY DE REFORMA PARCIAL DEL CÓDIGO PENAL


Por otra parte, al profesor de la Universidad Central de Venezuela, José Tadeo Saín, correspondió la responsabilidad de disertar sobre "La prescripción de la acción penal en la Ley de Reforma Parcial del Código Penal". Al respecto indicó que su pretensión radica en revisar la sostenibilidad de la reforma parcial al Código Penal específicamente sobre los tradicionales artículos 108 y 110, alusivos a los plazos de prescripción de la acción penal y a los motivos de interrupción del curso de la prescripción de la acción penal que fueron cambiados en aspectos sustanciales en materia de prescripción de la acción penal frente a la Constitución de la República, así como ante los tratados internacionales sobre derechos humanos, hechos ley por la República".

Realizó Saín una amplia disertación sobre el fundamento actual de la prescripción de la acción penal: garantía fundamental del perseguido que excluye el poder penal del Estado; la prescripción de la acción penal como componente básico de un debido proceso; la indebida comprobación de la existencia del delito y de la autoría de la persona en su comisión cuando la acción penal está prescrita; la normativa reformada: (la sustitución de la pena de presidio por la de prisión y los nuevos actos de interrupción del curso de la prescripción de la acción penal) para concluir en que "los artículos 108 y 110 del Código Penal quebrantan, entre otros, principios consagrados en la Constitución de la República y en tratados internacionales, tales como el de seguridad jurídica, el de la definición de un proceso dentro de un plazo razonable, el de proporcionalidad en sentido amplio (prohibición de exceso), el de igualdad ante la ley, el de presunción de inocencia y el de dignidad humana".


CAMBIO DE PRESIDIO POR PRISION GENERA INSEGURIDAD JURIDICA


Destacó que tal situación "genera un problema de inseguridad jurídica el haber sustituido la pena de "presidio" por la de "prisión" en los numerales 1, 2 y 3 del nuevo artículo 108 del Código Penal. A todo evento, nos parece que resulta inadmisible, por inconstitucional, deducir que se habría establecido la imprescriptibilidad de la acción penal para perseguir los delitos que en el texto aparecen con pena de presidio". Por otra parte, indicó que si se llegase a entender que los numerales 1 al 3 del artículo 108 CP aluden a la pena de "presidio, el lapso más alto para perseguir los nuevos hechos punibles de tan elevadas penas de "prisión" sería nada más que de cinco años (numeral 4), lo que sería desproporcionado y aparece violatorio al valor justicia, ante la gravedad social de tales figuras delictivas.

Igualmente, indicó que "resulta contrario a la Constitución y a los tratados internacionales en materia de derechos humanos el que se haya previsto que la contraparte del perseguido, pública o privada, sea la que tenga la potestad de interrumpir el curso de la prescripción, de una acción como la penal". "Ello, entre otros derechos, atenta contra los precitados principios de seguridad jurídica (que emana del principio de legalidad), la justicia dentro de un plazo razonable (artículos 7-5° y 8-1° de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, o Pacto de San José, y los artículos 9-3° y 4°, y 14-3°-c del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos), la dignidad del inculpado, la presunción de su inocencia y la igualdad de armas (de las partes de un proceso ante la ley)", dijo.


ART. 108 Y 110 VULNERAN PRINCIPIOS DE SUSTENTACION DEL ESTADO


Agregó que en su criterio "una interrupción del curso de la prescripción de la acción penal como la legislada subvierte el sentido público del proceso penal, al trastocar la esencia misma de la prescripción: en vez de motivar (obligar) a los órganos de persecución a cumplir con sus funciones dentro de los lapsos legales, exige más bien de las partes ser oportunas en el ejercicio de su acción".

"Al castigo que ella debiera significar para los operadores del sistema penal que hayan incumplido sus deberes en el tiempo requerido, se le estaría añadiendo una especie de sanción por la inactividad de los accionantes (prescripción extintiva civil). A esto hay que sumarle el eventual efecto de hacer nugatoria la existencia de la prescripción ordinaria, cuando dichas partes tienen ahora la posibilidad de ampliar a su criterio el período de la investigación".
Finalmente concluyó que "en definitiva los preceptos contenidos en los artículos 108 y 110 del actual Código Penal vulneran los principios y valores en que se sustenta un Estado democrático, social, de Derecho y de justicia".


Foto: Daniel González


Foto 1:Dr. Elio Gómez Grillo (Venezuela)


Foto 2: José Tadeo Saín, Prof. de la UCV


Autor:
  PRENSA/TSJ

Fecha de Publicación:
  25/11/2005

Pagina Web:
  

Correo Electrónico
  

Fotos
Ir al tope

Recomendar esta página a un amigo(a)

Sitio web diseñado y desarrollado por la Gerencia de Informática y Telecomunicaciones del Tribunal Supremo de Justicia. Todos los Derechos Reservados