Ir a Principal
martes, 21 de noviembre de 2006
En la sede del Tribunal Supremo de Justicia
Colocación familiar y adopción temas abordados en el "Foro Derecho de la Infancia y la Adolescencia"
En materias de colocación familiar y adopción el Proyecto de Reforma Procesal de la Lopna presenta importantes cambios, los cuales no todos pueden considerarse de naturaleza procesal, debido a la necesidad de incorporar algunas disposiciones que tienen por objeto adecuar las soluciones contenidas en dicha Ley a principios dirigidos a niños y adolescentes, incorporados en la Constitución Bolivariana de Venezuela
La profesora de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad Católica Andrés Bello, Haydée Barrios, quien además es corredactora del Proyecto de Reforma de la Lopna, tuvo a su cargo el desarrollo del tema "Colocación familiar y adopción. Nuevo procedimiento en la Lopna" en el "Foro Derecho de la Infancia y la Adolescencia" que se lleva a cabo en el Auditorio Principal del Tribunal Supremo de Justicia; bajo la Coordinación del magistrado Juan Rafael Perdomo, vicepresidente de la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia.

Debido a compromisos laborales fuera del país, la ponencia de Barrios fue presentada por Marcela García, miembro de la Comisión de Implementación de la Lopna en el Circuito Judicial de Niños, Niñas y Adolescentes, en la que precisó que las modificaciones introducidas en la normativa que regula la adopción en la mencionada Ley, están dirigidas a que se reconozcan los dos grandes derechos que tienen todos los niños, niñas y adolescentes en materia de adopción, el primero de ellos a no ser adoptado y a que se agoten todas las posibilidades para que puedan permanecer con su familia de origen, así como a ser criado y protegido por ésta.

No obstante, expresó Marcela García, "si ello es imposible, inviable o contrario a su interés superior, estas personas tienen derecho a ser adoptados en una adopción de calidad, que le asegure la posibilidad de una familia sustituta estable y adecuada a sus necesidades. Si el procedimiento propuesto se cumple tal cual ha sido concebido en la reforma, estamos seguros de que estos derechos serán protegidos a todos los niños, niñas y adolescentes a quienes se les llegare a aplicar".

Indicó en su ponencia que las materias relativas a la colocación familiar y a la adopción presentan en el Proyecto de Reforma Procesal de la Lopna importantes cambios, los cuales no todos pueden considerarse de naturaleza procesal. Ello se debe a la necesidad de incorporar algunas disposiciones que tienen por objeto adecuar las soluciones contenidas en dicha Ley a principios dirigidos a niños y adolescentes, incorporados en la Constitución Bolivariana de Venezuela.


CAMBIOS EN MATERIA DE COLOCACIÓN FAMILIAR

En cuanto a los cambios en materia de colocación familiar, señaló García que el Proyecto de Reforma Procesal de la Lopna, además de privilegiar la permanencia de los niños, niñas y adolescentes con su familia de origen, respondiendo así a la llamada que hace a la legislación la segunda parte del artículo 75 de la Carta Magna, al enunciar el principio según el cual los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a vivir, ser criados y desarrollarse en el seno de su familia de origen y, sólo cuando ello sea realmente imposible o contrario a su interés superior, tienen derecho a una familia sustituta, de acuerdo a lo que disponga la ley, incorpora una serie de soluciones mediante las cuales regula ciertos aspectos relacionados la familia sustituta en general y, con la colocación familiar y en entidad de atención en particular. Sobre los aspectos referidos, en particular a la colocación familiar o en entidad de atención, el Proyecto de Reforma trata de aclarar algunos puntos que, por la experiencia práctica observada hasta ahora, pareciera no estar tan claros a saber, el abrigo y la colocación familiar o en entidad de atención son medidas de protección distintas, que proceden por supuestos distintos ya que sus finalidades son diferentes, tienen procedimientos distintos y son decididos por órganos diferentes. Además, aclaró que las familias seleccionadas para los casos en que proceda un abrigo son y deben ser diferentes de aquellas elegidas para los casos de colocación familiar. Por lo tanto, un niño, niña o adolescente a quien se haya dictado una medida de abrigo, en caso que deba dictársele una colocación familiar, ésta debe estar a cargo de una familia distinta de la del abrigo. Precisó también que "no es cierto que a los niños, niñas y adolescentes que requieran ser protegidos por encontrarse afectados en sus relaciones con su familia de origen, deba dictárseles primero un abrigo, para poder decidirse una colocación familiar o en entidad de atención, con respecto a ellos. Dicho de otra manera, el abrigo no tiene por qué preceder obligatoriamente a una colocación familiar, en todos los casos, ya que hay ocasiones en las que los jueces de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes deben dictar directamente una colocación familiar o en entidad de atención sin que exista previamente una medida de abrigo dictada por un Consejo de Protección" García señaló durante la intervención que ni el abrigo, ni la colocación familiar o en entidad de atención pueden convertirse en puertas falsas para llegar a la adopción, ya que ello comprometería la calidad de la adopción y tendría como principal afectado al respectivo niño, niña o adolescente, cuya protección se persigue. El Proyecto de Reforma de Lopna mantiene, dentro de la competencia atribuida al Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente en asuntos de familia de naturaleza contenciosa, la colocación familiar y en entidad de atención. "Con esto se pone punto final a la discusión acerca de si la colocación familiar o en entidad de atención puede tener carácter contencioso unas veces y otras no".


SOBRE EL TEMA DE LA ADOPCIÓN

En cuanto al tema de la materia de adopción, el Proyecto de Reforma introduce mayores cambios, ya que por una parte se reubican las disposiciones procesales que se encuentran junto con las sustantivas, a fin de que el procedimiento comprenda todas las normas que a él se refieran. Por otra parte, se resuelven algunas dudas que han presentado las normas sustantivas, lo cual facilita la aplicación del nuevo procedimiento de adopción. Al tocar el tema del nuevo procedimiento de adopción, indicó, entre otras cosas, que es improcedente la mediación en materia de adopción, según lo dispone el artículo 470 del Proyecto de Reforma, además, que el procedimiento de adopción se divide en dos (2) fases perfectamente delimitadas: la administrativa y la judicial. Explicó que el articulado que desarrolla la fase administrativa es totalmente nuevo y comprende desde el artículo 493-A hasta el 493-R. Dicha fase administrativa está a cargo, fundamentalmente, de las oficinas de adopciones; no obstante, en dicha fase participa también el juez de mediación y sustanciación del Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes. "El procedimiento regula en paralelo tanto lo relativo a la adopción nacional, como a la internacional, diferenciándose, en esta última, cuando Venezuela es país de origen y cuando es país de recepción de la adopción. Si el niño o adolescente a ser adoptado tiene su residencia habitual en Venezuela y los solicitantes la tienen en otro país, Venezuela será país de origen de la adopción, En caso contrario, esto es, si son los solicitantes quienes tienen su residencia habitual en Venezuela y el niño o adolescente a ser adoptado la tiene en otro país, Venezuela será país de recepción de la adopción", subrayó, para luego concluir con una amplia explicación de los aspectos más resaltantes de la fase administrativa y de la fase judicial en materia de adopción.


Fotografía Urías Daniel González


Autor:
  Prensa TSJ

Fecha de Publicación:
  21/11/2006

Pagina Web:
  

Correo Electrónico
  

Fotos
Ir al tope

Recomendar esta página a un amigo(a)

Sitio web diseñado y desarrollado por la Gerencia de Informática y Telecomunicaciones del Tribunal Supremo de Justicia. Todos los Derechos Reservados