JUEZ PONENTE: JAVIER TOMÁS SÁNCHEZ RODRÍGUEZ
EXPEDIENTE N° AP42-R-2007-001168

En fecha 30 de julio de 2007, se recibió en la Unidad de Recepción y Distribución de Documentos (U.R.D.D.) de las Cortes Primera y Segunda de lo Contencioso Administrativo, oficio N° 1063-07 de fecha 04 de julio de 2007, emanado del Juzgado Superior Quinto de lo Contencioso Administrativo de la Región Capital, anexo al cual remitió el expediente contentivo de la querella funcionarial interpuesta por el Abogado Jeans Marilik Garrido Rodríguez, inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el N° 98.594, actuando con el carácter de apoderado judicial de la ciudadana MARIA DEL ROSARIO GUERRERO JIMÉNEZ, titular de la Cédula de Identidad N° 6.967.419, contra el INSTITUTO MUNICIPAL DE CRÉDITO POPULAR.

Dicha remisión se efectuó, en virtud de haberse oído en un solo efecto la apelación interpuesta por el Abogado Francisco Javier Sandoval, inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el N° 42.442, actuando con el carácter de apoderado judicial de la parte recurrente, contra el auto de fecha 22 de mayo de 2007, dictada por el Juzgado Superior Quinto de lo Contencioso Administrativo de la Región Capital, mediante el cual se desechó la impugnación que hiciera la representación judicial del recurrente a la condición de apoderado judicial del Abogado Edgar Perdomo respecto al Instituto Municipal de Crédito Popular, se declaró improcedente la impugnación de la copia simple del poder otorgado al representante del referido Instituto y se desecho la intimación de exhibición del Libro de Actas de Junta directiva del Instituto Municipal de Crédito Popular.

En fecha 2 de agosto de 2007, se dio cuenta a la Corte. Por auto de la misma fecha se designó la ponencia al Juez JAVIER TOMAS SÁNCHEZ RODRÍGUEZ y se fijó el décimo (10) día de despacho siguiente, para que las partes presenten por escritos los informes respectivos, a tenor de lo previsto en el artículo 516 y siguientes del Código de Procedimiento Civil.

En fecha 20 de septiembre de 2007, la representación judicial de la parte recurrente presentó escrito de informes.

Por auto de fecha 21 de septiembre de 2007, se fijó el lapso de ocho (8) días para las observaciones al referido informe.

Por auto de fecha 4 de octubre de 2007, se ordenó pasar el expediente al Juez Ponente JAVIER TOMAS SÁNCHEZ RODRÍGUEZ, a los fines de que dicte la decisión correspondiente.

Realizado el estudio del expediente, esta Corte pasa a dictar sentencia, previa las consideraciones siguientes:

-I-
DE LA QUERELLA FUNCIONARIAL

En fecha 28 de marzo de 2007, el Abogado Jeans Marilik Garrido Rodríguez, actuando con el carácter de apoderado judicial de la ciudadana María del Rosario Guerrero Jiménez, interpuso ante el Juzgado Superior en lo Civil y Contencioso Administrativo de la Región Capital, en funciones de Juzgado Distribuidor, querella funcionarial, contra el Instituto Municipal de Crédito Popular, con base en las consideraciones siguientes:

Señaló, que mediante comunicación de fecha 15 de diciembre de 2006, emanado de la Presidencia del referido Instituto, se ordenó la remoción del cargo que venía desempeñando y se le indicó que iniciarían las gestiones reubicatorias, que el 8 de febrero de 2007, recibió comunicación sin número notificándole que las gestiones reubicatorias no habían tenido éxito y por tanto se le procedía a retirar del cargo, basándose en limitaciones financieras, declaradas en el Decreto 240 de fecha 5 de diciembre de 2006, cuya nulidad también solicitó.

Alegó, que el referido Instituto violó los derechos consagrados en el artículo 89 numeral 1, 2 y 3 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ya que se violentó el derecho de su representada al trabajo como funcionario público del referido Instituto, el derecho al Sindicato del cual es miembro a discutir la reducción del personal del Instituto Municipal de Crédito Popular, que es por ello que dado la progresividad de sus derechos jamás ha podido aprobarse la reducción de personal por la cual se retiró.

Finamente, solicitó la nulidad por inconstitucionalidad e ilegalidad de los actos administrativos contenidos en los oficios S/N de fecha 15 de diciembre de 2006, oficio de fecha 8 de febrero de 2007, y del Decreto de reducción de personal N° 240 de fecha 5 de diciembre de 2006, y en consecuencia se ordene su reincorporación al cargo que venía desempeñando en el referido Instituto.




-II-
DEL AUTO APELADO

En fecha 14 de Marzo de 2003, el Juzgado Superior Quinto de lo Contencioso Administrativo de la Región Capital, declaró parcialmente con lugar la querella funcionarial interpuesta, fundamentando su decisión en las consideraciones siguientes:

“…En fecha 16 de mayo de 2007, la abogada Jeans Marilik Garrido Rodríguez, Inpreabogado N° 98.594, actuando como apoderada judicial de ciudadana MARÍA DEL ROSARIO GUERRERO JIMENEZ, titular de cédula de identidad N° 6.967.419, presentó diligencia mediante la cual impugnó la condición de apoderado judicial del ciudadano Edgar José Perdomo Delgado del Instituto Municipal de Crédito Popular. Argumenta efecto que:

´...el abogado que contestase LA QUERELLA no tiene la cualidad que en la contestación se arroga. De un análisis profundo del presunto poder, se puede observar que el otorgante no confiere facultades para querellas funcionariales o procedimientos contenciosos....´. Que ‘el abogado Perdomo sólo está autorizado para actuar en referencia a demandas, es decir, cuando el Instituto sea demandante o demandado. El presente procedimiento es un procedimiento especial, en una jurisdicción especial, la Contencioso Administrativa, y que según el artículo 95 de la Ley del Estatuto de la Función Pública se inicia por ‘querella escrita’. Si el Instituto Municipal aquí Querellado se le demandase, el compareciente abogado tendrá entonces la cualidad que reclama, el poder no le faculta para actuar en una querella. Confunde el pretendido apoderado el concepto de querella con el de demanda, al respecto debe la contraparte investigar y aprender las diferencias entre ambas acciones y entonces y solo entonces se dará cuenta del error que ha cometido de arrogarse calidad de apoderado para la acción errónea ´. Que, “el abogado Perdomo no puede con ese poder representar al QUERELLADO en la presente QUERELLA pues sólo esta facultado para actuar cuando el instituto Municipal de Crédito Popular sea demandante o demandado, que no es el presente caso. Es por ello que pide se declare la presente querella como no contestada ´.

Que, “(s) subsidiariamente y en caso que se considerare que es(a) impugnación no sea procedente, en este acto impugna la COPIA FOTOSTÁTICA del poder presentada por el presunto apoderado del querellado adjunta a la contestación de la querella “. Que, “(e)n virtud de nación, invocando el artículo 156 del Código Civil,(sic) intim(a)ción del siguiente documento:

Único: e1 libro de actas de Junta Directiva en cuyos folios esta inserta y presente la Acta Ordinaria de Junta Directiva n° 531 de fecha cinco (05) de octubre de 2006. Ehij(e) que exhibido el libro de actas y no una copia certificada, pues esto es lo que intim(a), consider(a) que esa acta pudo no haber sido levantada en el libro de actas de forma correcta, para determinar la existencia del acta de Junta Directiva y su suficiencia para otorgar este presente poder “. (sic).

Para decidir al respecto el Tribunal revisa el poder otorgado al Abogado Edgar José Perdomo Delgado por el ciudadano Hender López Barboza, en su condición de Presidente del Instituto Municipal de Crédito Municipal, y al efecto se observa que se le confiere poder general, amplio y suficiente en cuanto a derecho se requiere al mencionado abogado, ´para que represente, sostenga y defienda los derechos, intereses y acciones del SUSTITUTO MUNICIPAL DE CRÉDITO POPULAR, por ante cualquier autoridad Pública o Privada, así como los Tribunales de la República en los procesos o juicios en que dicho INSTITUTO sea parte, como demandante o demandado. En ejercicio del presente mandato, queda el prenombrado Apoderado suficientemente facultado y autorizado para que sin limitación alguna lo represente y sostenga todos sus derechos e intereses en todos los asuntos judiciales o extrajudiciales que se le presenten o puedan presentársele. ..´.

En tal sentido, se evidencia del poder otorgado al abogado Edgar José Perdomo Delgado por el ciudadano Hender López Barboza, en su condición de Presidente del Instituto Municipal de Crédito Municipal, que el mismo faculta al mencionado abogado para que sin limitación alguna represente y sostenga todos los derechos e intereses del Instituto Municipal de Crédito Municipal en todos los asuntos judiciales o extrajudiciales que se le presenten o puedan presentársele, en consecuencia se evidencia que el Abogado Edgar José Perdomo Delgado ostenta y tiene acreditado poder que le otorgó el Instituto querellado para ejercer su defensa en juicio, y puede por tanto ejercer la misma en la presente querella funcionarial, razón por la cual se desecha la impugnación que hiciera la Abogada Jeans Marilik Garrido Rodríguez, actuando como apoderada judicial de la ciudadana MARIA DEL ROSARIO GUERRERO JIMENEZ, a la condición de apoderado judicial del ciudadano Edgar José Perdomo Delgado del Instituto Municipal de Crédito Popular, y así se decide.

En cuanto a la petición subsidiaria de la apoderada judicial de la querellante, referida a la impugnación de la copia fotostática del poder presentado adjunto a la contestación de la querella, en virtud de lo cual intima la exhibición del libro de actas de Junta Directiva en cuyos folios á inserta y presunta Acta Ordinaria de Junta Directiva N° 531 de fecha cinco (05) de octubre de 2006 y exige que sea exhibido el libro de actas y una copia certificada, pues esto es lo que intima por considerar que esa Acta pudo no haber sido levantada en el libro de actas de forma correcta, para determinar la existencia del acta de Junta Directiva y su suficiencia para otorgar el presunto poder, observa el Tribunal que consta de la nota de Secretaría inserta al pie del escrito de contestación a la querella que se tuvo la vista el original del poder conferido el cual fue consignado en copia simple, razón por la cual resulta improcedente la impugnación de la copia simple del mismo que cursa a los autos. Con respecto a la intimación que se hace del libro de Actas de Juntas Directivas, debe el Tribunal señalar que el Notario Público Décimo Noveno del Municipio Libertador del Distrito Capital en fecha 09 de marzo de 2007 dejó constancia que de conformidad con el artículo 155 del Código de Procedimiento Civil tuvo a la vista el original del Acta Ordinaria de Junta Directiva N° 531 de fecha 5 de octubre de 2006, y que de conformidad con la facultad que le confiere el articulo 21, numeral 9 de la Ordenanza, se acreditó la representación legal del otorgante. En tal sentido, estima el tribunal que estando el poder debidamente autenticado, y habiendo el Notario Público certificado que tuvo a la vista el Acta correspondiente, sería inoficioso admitir la exhibición del documento solicitado por la parte actora, razón por la cual se desecha tal petición, y así se decide…”

-III-
DE LOS INFORMES

En fecha 20 de septiembre de 2007, la representación judicial de la ciudadana Maria del Rosario Guerrero, presentó escrito de informes, en los términos siguientes:
Sostuvo, que “…dos fueron las razones por la que se impugnó el poder, por estar otorgado para representar al ente querellado solo en demandas y no para querellas; y por ser el querellado una persona jurídica y estar nuestra representación en derecho a exigir la exhibición de los documentos originales en función del otorgamiento del poder, nunca se impugnó el poder por ser fotostático tal como se decidió erróneamente en la sentencia recurrida…”.

Indicó, que respecto al argumento de que el poder facultaba suficientemente al abogado Perdomo, el A quo no entró en el análisis de uno de los argumentos planteados como lo era la diferencia entre querella y demanda; que, en relación al segundo argumento el A quo se circunscribe a expresar que como quiera que se presentó el original del poder era improcedente la impugnación, expresando que “…no analizó la recurrida el argumento presentado de que se solicitó que fuese exhibido el libro de actas y no una copia certificada, pues esto es lo que se intimó..”.

Expreso, que “…la recurrida esta viciada de nulidad al no seguir un procedimiento legalmente establecido y que fue legítimamente solicitado por nuestra representación, violándose inclusivo en debido proceso y por no haberse pronunciado y agotado todos los argumentos invocados por esta representación…”.

-IV-
CONSIDERACIONES PARA DECIDIR

Corresponde a esta Corte pronunciarse acerca del asunto planteado, para lo cual pasa a realizar las siguientes consideraciones:

Observa esta Alzada que si bien es cierto que tal como indicó el recurrente en su escrito de informes, el A quo no analizó la diferencia entre demanda y querella, no lo es menos que sus consideraciones respecto a la acreditación que se le otorgó al Abogado Edgar Perdomo en el referido poder fueron acertadas, en virtud de que del análisis del mismo, se evidencia que de manera expresa que confiere “PODER GENERAL” al ciudadano Edgar Perdomo y que “… en ejercicio del presente mandato, queda el prenombrado Apoderado suficientemente facultado y autorizado para que sin limitación alguna lo represente y sostenga todos sus derechos e intereses en todos los asuntos judiciales o extrajudiciales que se le presenten o puedan presentársele…”(Mayúsculas y negrillas de esta Corte). De manera que, esta Alzada comparte el criterio que estableció el a quo, de que el Abogado Edgar Perdomo acredita la representación que le fue otorgada por el Instituto querellado para ejercer la defensa de sus derechos e intereses en la presente querella funcionarial. Así se decide.

Respecto a la petición subsidiaria referida a la impugnación de la copia fotostática del poder presentado adjunto a la contestación de la querella, intimando por ello la exhibición del libro de actas de Junta Directiva en cuyos folios esta inserta Acta Ordinaria de Junta Directiva N° 531 de fecha 5 de octubre de 2006 y exige que sea exhibido el libro de actas y no una copia certificada, esta Alzada advierte que la impugnación deriva de la supuesta falta de autenticidad del poder por no haberlo consignado en original. Ante ello se estima que el hecho de que la parte recurrente no consignara original del poder, no ponía en entredicho la autenticidad del mismo, ya que tal como indicó el A quo se tuvo a la vista el original del poder conferido, el cual fue consignado en copia simple, razón por la cual esta Alzada ratifica la improcedencia de dicha impugnación. Así se decide.

Considera esta Corte que resulta oportuno citar el contenido del artículo 155 del Código de Procedimiento Civil, el cual es del tenor siguiente:
“…Si el poder fuere otorgado a nombre de otra persona natural o jurídica, o fuese sustituido por el mandatario, el otorgante deberá enunciar en el poder y exhibir al funcionario los documentos auténticos, gacetas, libros o registros que acrediten la representación que ejerce. El funcionario que autorice el acto hará constar en la nota respectiva, los documentos, gacetas, libros o registros que le han sido exhibidos, con expresión de sus fechas, orígenes o procedencias y demás datos que concurran a identificarlo, sin adelantar ninguna apreciación o interpretación jurídica de los mismos…”.
En cuanto a la intimación de los libros de Actas de Juntas Directivas, se evidencia de autos que el Notario Público Décimo Noveno del Municipio Libertador del Distrito Capital, en fecha 9 de marzo de 2007 (Vid. Folios 15 y 16), dejó constancia que tuvo a la vista el original del Acta correspondiente, acreditando la representación legal del otorgante, de conformidad con la facultad que le confiere el articulo 21, literal 9 de la Ordenanza Municipal de fecha 9 de junio de 1994, razón por la cual esta Corte comparte el criterio sostenido por el Juzgado A quo y desecha la petición de exhibición del documento solicitado. Así se decide.

En virtud de los razonamientos antes expuestos, esta Corte declara sin lugar la apelación interpuesta por el Abogado Francisco Javier Sandoval, contra el auto de fecha 22 de mayo de 2007, dictada por el Juzgado Superior Quinto de lo Contencioso Administrativo de la Región Capital y confirma el mismo. Así se decide.

-V-
DECISIÓN

Por las razones antes expuestas, esta Corte Primera de lo Contencioso Administrativo, administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la Ley, declara:
1. SIN LUGAR la apelación interpuesta el Abogado Francisco Javier Sandoval, actuando con el carácter de apoderado judicial de la parte recurrente, contra el auto de fecha 22 de mayo de 2007, dictada por el Juzgado Superior Quinto de lo Contencioso Administrativo de la Región Capital, mediante el cual se desechó la impugnación que hiciera la representación judicial del recurrente a la condición de apoderado judicial del Abogado Edgar Perdomo respecto al Instituto Municipal de Crédito Popular y se desecho la intimación de exhibición del Libro de Actas de Junta directiva del Instituto Municipal de Crédito Popular, todo ello en la querella interpuesta por interpuesta MARIA DEL ROSARIO GUERRERO JIMÉNEZ, contra el INSTITUTO MUNICIPAL DE CRÉDITO POPULAR.

2. CONFIRMA el auto apelado.

Publíquese, regístrese y notifíquese. Déjese copia certificada de la decisión y remítase el expediente al Tribunal de origen.

Dada, firmada y sellada en la Sala de Sesiones de la Corte Primera de lo Contencioso Administrativo, en Caracas, a los veintiséis (26) días del mes de octubre de dos mil siete (2007). Años 197º de la Independencia y 148º de la Federación.
LA JUEZ PRESIDENTE,


AYMARA GUILLERMINA VILCHEZ SEVILLA


EL JUEZ VICEPRESIDENTE,

JAVIER TOMÁS SÁNCHEZ RODRÍGUEZ
PONENTE

LA JUEZ,

NEGUYEN TORRES LÓPEZ


LA SECRETARIA ACCIDENTAL,

YULIMAR DEL CARMEN GÓMEZ MUÑOZ






AP42-R-2007-001168
JTSR

En fecha______________________________( ) de ________________________ de dos mil siete (2007), siendo la (s)_______________________________ de la______________________, se publicó y registró la anterior decisión bajo el N°__________________________.-


La Secretaria Accidental,